''Si una ONG puede conseguir más cosas que el Municipio habla muy mal de la gestión de Gorosito''

El candidato a senador del Frente Justicialista para la Victoria Walter Abarca se refirió a las acusaciones recibidas desde la UCR, cuestionó a Labernia y a Wuiovich, y afirmó que en Saladillo la elección se está polarizando entre el oficialismo y ellos.
"El Pro está en las antípodas del peronismo pero quieren cobijarse en un partido popular y con historia para poder captar votos", afirmó.

Elección nacional

Abarca señaló que a nivel nacional estos últimos días comenzó a darse un debate de ideas en donde quedaron claros dos grandes modelos, el que se expresa desde el gobierno "con una fuerte presencia del Estado en la regulación de la economía y del desarrollo de las comunidades", y un modelo que expresa De Narváez, "que propone a Mauricio Macri como candidato a presidente para el 2011, que es de achicamiento del Estado y el que gobernó en la década del 90".

El candidato manifestó que estos últimos días va a aumentar la diferencia porcentual entre el Pro y el FpV. "No me cabe que un pobre pueda votar a De Narváez cuando hoy está diciendo que les pretende cobrar hasta el agua. No me cabe en la cabeza que un docente pueda votar a De Narváez cuando dice que hay que eliminar el estatuto docente y trata de vagos a los docentes".

Con respecto al Acuerdo Cívico y Social manifestó "que se quedó en el camino" y por eso no es elegido por muchos argentinos. Sostuvo que pretenden expresar ideas de centro izquierda con las cuales coinciden, pero cuando fueron gobierno propusieron un modelo y luego llevaron a Domingo Cavallo.

Unión de los peronistas

"Después del 28 el justicialismo va a tener una profunda discusión interna. Hay compañeros que han equivocado el camino, Felipe Solá no tiene nada que ver con Mauricio Macri y ya comienza a expresar en sus reuniones más íntimas que volverá al peronismo junto a Reutemann y a algunos otros dirigentes peronistas que dicen ser disidentes de la conducción de Néstor Kirchner", señaló el ex candidato a intendente.

Abarca comentó que muchos dicen haberse ido del Frente Justicialista para la Victoria por considerar a Néstor Kirchner como autoritario, pero ven que en el Pro no hay democracia porque Macri es el dueño del partido. Expresó que el Pro está en las antípodas del peronismo pero quiere cobijarse en un partido popular y con historia para poder captar votos.

La séptima

El candidato a legislador indicó que están muy confiados y esperan poder retener los tres candidatos a senadores que ponen en juego, aunque afirmó que ponen en juego dos bancas, porque una la ocupa "Ricardo Lissalde, que se fue al Pro". Expresó que desde el Senado trabajará en consolidar los corredores productivos y coordinar políticas en diferentes áreas, como educación.

Elección local

Abarca señaló que a nivel local también la elección se polarizó entre el oficialismo y el Frente Justicialista para la Victoria, como ocurrió en el año 2007. "Somos la única oposición con posibilidades de ejercer un control serio y cierto al Ejecutivo municipal. El resto de las fuerzas políticas incluirán uno o dos concejales a lo sumo, y en algunos casos terminarán el 29 de junio formando un mismo bloque, porque esto ya pasó cuando Cristina Labernia y Vladimir Wuiovich eran integrantes de la Coalición Cívica, y después que fueron electos concejales uno fue secretario del gobierno y el otro obsecuente acérrimo del Ejecutivo", afirmó.

Conflicto con el campo

Abarca aseveró que desde el gobierno nacional "se equivocaron en muchas cosas menos sobre el escenario económico que se estaba planteando". Sostuvo que se equivocaron en la comunicación, en la construcción política dentro del Congreso para la Nación y en la comunicación interna. Expresó que quien planteó el escenario económico fue Martín Lousteau, hoy asesor de Felipe Solá.

"Yo me pregunto qué hizo Francisco De Narváez, que dice estar tan cerca del campo, durante los cuatro años que fue diputado nacional", y afirmó que no presentó ningún proyecto y sólo fue 20 veces a las sesiones.

Acusaciones de la UCR

Sobre lo que manifestaron algunos funcionarios municipales aduciendo que la Provincia, en vez de mandar colchones, alimentos y chapas al Municipio para ser repartidas las envió a una ONG que no existiría, Abarca afirmó: "Si una ONG puede conseguir más cosas que el Municipio habla muy mal de la gestión de Gorosito". Asimismo expresó que regaló un colchón que compró a una familia donde tres chicos dormían sobre una frazada en el piso. El candidato expresó que en Saladillo hay muchas familias que viven de forma indigna y que el gobierno local no tiene una política clara en cuanto a vivienda.

Por último, ante los que lo cuestionan por no traer cosas a Saladillo, Abarca señaló que dicen eso porque desconocen que trajo más de un millón de pesos a instituciones locales, centenares de ayudas personales para el mejoramiento de viviendas o para acceder a una pensión, y colaboró con empresarios locales a insertarse en el exterior, entre otras cuestiones.

Comentá la nota