Puede ampliarse la relación comercial de Estados Unidos con la Argentina

Puede ampliarse la relación comercial de Estados Unidos con la Argentina
En una entrevista con LA CAPITAL, la embajadora Vilma Martínez destacó el interés de inversionistas y abogó por fortalecer la democracia.
Vilma Martínez todavía no cumplió dos meses como embajadora de los Estados Unidos de América en la Argentina y ayer estuvo en Mar del Plata para desarrollar una actividad protocolar vinculada con el 24º Festival Internacional de Cine. Fue recibida por el intendente Gustavo Pulti y luego saludó al director de LA CAPITAL Florencio Aldrey, antes de conceder una entrevista.

Serena, de hablar pausado, siempre afable y expresándose con un inocultable acento hispano que le viene de su ascendencia mexicana, la embajadora Martínez dialogó primero a solas con el director Aldrey y al finalizar la visita aceptó gustosa recorrer las instalaciones de la editorial.

Fue prudente en sus declaraciones, como que hace pocas semanas que asumió oficialmente la conducción de la embajada. Pero se preocupó por ser cuidadosamente precisa en cada cosa que afirmó.

- Con la llegada del presidente Barack Obama seguramente se abrió una nueva expectativa en América latina respecto de las relaciones con EE.UU. ¿Cuál es su visión sobre el enfoque que va a darle la nueva administración de los EE.UU. a la relación bilateral con la Argentina?

- El enfoque va a ser fortalecer la buena relación que siempre hemos tenido con este país, tan grande como usted sabe. Tenemos mucha experiencia de intercambio de docentes, científicos, y también tenemos una relación comercial muy importante, ya que aquí en la Argentina hay alrededor de 500 empresas estadounidenses que dan empleo a unas 155 mil personas. De modo que esto es muy importante para nosotros. Y espero también que vamos a tratar de hacer cosas no solo bilateralmente sino multilateralmente también, más ahora que tenemos al doctor Arturo Valenzuela como secretario de la AmCham (sigla en inglés de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la Argentina).

- Aunque se han visto y saludado protocolarmente en una o dos ocasiones, la presidenta Cristina Fernández todavía no ha accedido a una audiencia privada con el presidente Obama, como sí lo han hecho otros mandatarios del continente. ¿Usted cree que esto es solamente por alguna cuestión de agenda de Washington o que tiene algún otro significado?

- Sé que se han visto y se han saludado, afectuosamente, en la ONU y también en el G-20, en la reunión que tuvo lugar en Pittsburg. Yo sé que han conversado y ojalá que pronto se reúnan. Pero quiero aclarar que no estoy a cargo de ese tema.

- Con respecto a las inversiones estadounidenses en la Argentina, ¿es éste un buen momento para ampliarlas, teniendo en cuenta que aún se transitan los coletazos de la crisis financiera internacional?

- Me parece que sí porque hay muchas empresas con interés en invertir en la Argentina y de hecho hay una empresa que abrió en Buenos Aires su oficina para toda Latinoamérica.

- Me refiero a si está dentro de las prioridades de Washington aumentar el flujo de inversiones en esta área del continente.

- Seguro que hay mucho interés y hay empresas de las que ya están instaladas aquí que están viendo la posibilidad de ampliar esa relación. Por eso espero que esto siga en esa dirección y la AmCham hace todo lo posible para el crecimiento de la relación.

La embajadora Martínez se toma tiempo para enhebrar cada respuesta y cada tanto consulta unos prolijos apuntes que trajo a la entrevista. A su lado, el agregado Cultural de la Embajada, John Finn, sigue atentamente la charla y toma sus notas.

Sobre la democracia

En la parte final de la entrevista la embajadora Martínez analizó puntualmente el estado de la democracia en el continente, según se refleja en la experiencia que conoce de la Argentina.

- Desde el fin de las dictaduras y el advenimiento de la democracia en el continente, en los años ochenta, éste debe ser el momento de mayores contratiempos. Daría la impresión que en algunos países hay como una regresión de ese proceso democrático. ¿Preocupa esto a los EE.UU.? Y me refiero concretamente a países como Venezuela o Bolivia, y según algunos medios del exterior, incluso la Argentina en ciertos aspectos.

- Yo diría que este país como el mío tiene una gran tradición democrática. Y hemos trabajado en conjunto muy bien para fortalecer la democracia. Sé que para ustedes ha sido muy difícil salir de la dictadura pero lo han hecho, lo siguen haciendo: eso es algo que siempre se tiene que hacer y defender, para todos. Me imagino que a todos los que creemos en la democracia nos toca fortalecerla, y eso es lo que vamos a tratar de hacer.

- Hablemos de cuáles son las prioridades de su gestión en la Argentina aparte de las obvias acciones protocolares propias de su función. ¿El sector empresario, la dirigencia política, la dirigencia social?

- Me gustaría saber cómo contestarle esa pregunta...

- Se lo simplifico un poco entonces. ¿Por dónde cree usted que es más apropiado canalizar hoy las relaciones con la Argentina.

- ... Lo que he aprendido en este poco tiempo que llevo en la Argentina, casi dos meses, es que todos esos rumbos que usted menciona son importantes: el rumbo comercial, las relaciones bilaterales de los gobiernos, el entendimiento de un pueblo al otro, el intercambio..., cada uno tiene su importancia y por lo tanto vamos a hacer lo que podamos en cada tema porque todos son importantes para el desarrollo de los pueblos de nuestros dos países.

Comentá la nota