“No veo que pueda armarse un único frente”

La referente bonaerense de la CC analizó el escenario opositor. Marcó un “cambio” en el vicepresidente y no descartó acuerdos con el cobismo en la provincia. Del ex gobernador dijo que está atado a las viejas estructuras tradicionales.
A Margarita Stolbizer no le seduce la idea de un armado opositor que sume sin considerar ideologías ni trayectorias. “No creo que se pueda terminar en un único frente opositor”, se sincera. En diálogo con Página/12, la referente bonaerense de la Coalición Cívica habla de sus encuentros con el vicepresidente Julio Cobos, con Felipe Solá y ubica al resto como parte de un armado “peronista de derecha”: “Lo pueden encabezar Scioli, Macri o De Narváez indistintamente”, dice.

–¿Va a haber un único frente opositor en la provincia en 2009?

–No lo veo como muy factible, si bien estamos en una estrategia de ensanchamiento de la Coalición a través de acuerdos electorales. No veo que pueda armarse un único frente. Y tampoco sé si esto es conveniente. No comparto esta demanda, a veces demasiado generalizada, de que toda la oposición se junte. No me gusta la idea de un frente “anti” ni de amontonar a cualquiera en un mismo ámbito.

–¿Coincide con los límites de Elisa Carrió al armado?

–Cada uno de los encuentros que tuve forma parte de una estrategia que desarrollamos en común: lo que son límites éticos para Carrió lo son para mí y también creo que hay límites político-programáticos. Eso sí, no me gusta que personalicemos los límites.

–¿Cómo le cayó a ella el encuentro con Cobos?

–Fue un encuentro protocolar. Fui a participar de un seminario en el Senado. Y antes de entrar, conversamos. Sí tuve reuniones para buscar un acercamiento con referentes de Cobos en la provincia de Buenos Aires.

–¿Qué impresión le quedó de la charla con Cobos?

–Es imposible decir cómo uno lo ve, porque es el vicepresidente de un gobierno con el que tengo muchísimas diferencias. El ha ido profundizando sus diferencias y sus críticas y no lo disimula.

–¿Cambió la visión que había sobre Cobos en la CC?

–Lo primero que hubo es un cambio de posición de ellos: Cobos formó parte de la concertación kirchnerista y empezó la gestión apoyando a Cristina. Hoy manifiesta sus críticas, que lo acercan más a quienes las compartimos. Ponemos nuestros límites, porque Cobos forma parte de este gobierno. Pero cuando las conversaciones son en la provincia de Buenos Aires con los intendentes radicales, eso nos permite avanzar. Aclaro que no hay nada cerrado y ni siquiera se empezó a hablar del armado concreto.

–Ya hay pintadas de la Juventud Radical que dicen: “Cobos-Carrió 2011”.

–No, no. Es claramente una chicana de quienes quieren descalificar la posibilidad de un diálogo. Es prematuro pensar en 2011.

–¿Hay diálogo con el SI?

–No. Ninguno.

–De los contactos con Solá y con Francisco De Narváez...

–Con De Narváez no tuve ninguno este año. Con Solá me junté hace tres semanas. Pero acá hay una idea de que te sentás con alguien y estás cerrando una lista. Y no es así: creo que hay que dialogar. Incluso me reuní (en 2006) a hablar con Blumberg, con quien no tengo nada que ver en lo ideológico.

–¿Solá y De Narváez se pueden sumar al acuerdo opositor?

–Hoy, no lo creo. Ellos están en un armado que tiene que ver con dirimir una interna peronista. Están atados a las viejas estructuras tradicionales...

–¿Son parte del duhaldismo?

–Sí, De Narváez tiene una clara sociedad con Duhalde. No sé si está Solá con ellos. Con Duhalde, no hay posibilidad de acuerdo. Nos fuimos del radicalismo ya que rechazábamos el acuerdo con Roberto Lavagna, que implicaba un acuerdo con los peronistas que gobernaron la provincia en todos estos años. Si acordamos con ellos, tenemos que borrar nuestra propia historia de denuncias a lo que fue ese gobierno, que tuvo consecuencias escandalosas para la provincia.

–¿Binner está distante del acuerdo con la CC y la UCR?

–Hay demasiadas especulaciones de quienes pretenden ser sus exegetas. Lo cierto es que el socialismo acompañó con el candidato a vicepresidente a Carrió. Se hacen muchos intentos para no reconocerle a la CC, que es la principal fuerza de oposición.

–Carrió dijo que “Binner patalea, pero está en nuestras manos”.

–No me gusta como expresión, por supuesto.

–Pero, ¿no está reconociendo que Binner no está en el acuerdo?

–Pero está el socialismo, que no definió su política de alianzas, pero dio señales. Y en Santa Fe ese acuerdo funciona muy bien.

–¿Cómo ve la gestión de Mauricio Macri?

–Tengo una mirada crítica a una problemática que es común a las áreas metropolitanas. Siento que el gobierno porteño y el de la provincia no resuelven los problemas cotidianos: hay una deserción del Estado en educación, en salud, en el tráfico.

–¿Descartan un acuerdo con Gabriela Michetti?

–Absolutamente.

–¿Qué piensa de la propuesta de Scioli de bajar la edad de imputabilidad?

–Estoy en contra. Scioli se acuerda de los pibes el día que uno comete un delito y esos chicos han sido víctimas previamente. Además, si mañana metiéramos a todos los pibes de 14 en una cárcel, no se resuelve el problema de la inseguridad.

–¿Qué diferencia hay entre Scioli y Macri?

–Muy poca, casi ninguna. Siempre digo que en 2011 vamos a estar nosotros dando una opción progresista y va a haber un peronismo de derecha que pueden encabezar indistintamente Scioli, Macri o De Narváez.

Comentá la nota