El pueblo celebró con el ánimo bien alto

Ayer, la localidad coronó los festejos por sus 10 décadas de vida, con un almuerzo para 1.200 personas en la Juventud Agraria. Además, tuvo lugar el acto oficial con la inauguración de una nueva estación transformadora y la plaza del centenario.
En un clima festivo y de unión, Stroeder finalizó ayer, con un acto oficial, la inauguración de importantes obras y la celebración de un almuerzo para 1200 personas, la serie de eventos programados en torno a los 100 años de historia de la localidad.

La ceremonia formal tuvo lugar a las 10, en la estación de ferrocarril, espacio que tuvo un gran apogeo en otras décadas.

Allí, el intendente de Patagones, Jabier Garcés, acompañado por funcionarios y por su esposa e hija, fue convocado a decir unas palabras ante los presentes.

"Sinceramente, nos mandamos una fiesta bárbara", dijo en su locución, que fue aplaudida por todos los vecinos.

"Si bien hoy estamos contando 100 velitas tenemos que seguir contando la historia, y eso es responsabilidad nuestra. Ese es el desafío que tenemos que trazarnos como comunidad, apoyados por un Estado que, como deber, está presente", dijo.

También agradeció los aportes económicos recibidos desde diferentes áreas para poder financiar la fiesta y agradeció el esfuerzo y entusiasmo de todos.

"Ver a la gente contenta es el mejor regalo y el mejor recuerdo que nos podemos llevar de este centenario", dijo casi al finalizar su discurso, visiblemente emocionado.

También participaron del evento, el delegado comunal Lorenzo Zvenger; la intendenta de Villarino, Patricia Cobello; la presidenta del CD, Nancy Minor; el secretario de gobierno, Ariel Zvenger; el secretario de Hacienda, Tristán Edgardo Garat; el secretario de Obras y Servicios Públicos, Daniel Bengochea, el subsecretario de Salud, Luis Urízar , entre otras autoridades.

Tras el izamiento de la bandera, los presentes entonaron el Himno Nacional, con un emotivo acompañamiento, en lenguaje de señas de los alumnos de 1° año y docentes de la Escuela N° 9. Luego, el presbítero José María Manso realizó una bendición del lugar y se entregaron premios a alumnos de la Escuela Media N° 7, por el concurso Stroeder, un siglo de siembra.

Más tarde, la narradora del libro Stroeder relato fotográfico, Astrid Herchaft, entregó al municipio un ejemplar de la publicación. Luego, se entregó una placa recordatoria al vecino Agustín Adami, como pionero de la localidad y se reconoció a Alicia Passeggi por la creación de la letra del Himno a Stroeder.

En el mismo evento, se entregó a la delegación local una camioneta doble cabina, adquirida con fondos municipales por un valor de 218.000 pesos.

También se entregaron computadoras a los destacamentos de Stroeder, Villalonga, Pradere y San Blas. La fiesta cerró con el almuerzo masivo.

Una jornada que se destacó por la emoción y los reencuentros

El delegado de Stroeder, Lorenzo Zvenger, participó del acto oficial con un emotivo discurso en el que, por momentos, parecía que no iba a poder terminar de leer, afectado por la emoción.

"Aquí plantaron toda su lucha, esfuerzo y sueños muchas de nuestras familias y otros que apostaron a la pujanza del lugar", dijo.

También destacó los hermosos días vividos en torno a la celebración y agradeció a la comisión de festejos, lugareños y a todos los que ayudaron a que la fiesta del pueblo pudiera concretarse.

"Esta es su siembra, una localidad que hoy está creciendo y de la que los jóvenes no quieren irse, quieren quedarse para seguir los pasos de los suyos y trabajar para el desarrollo que viene de la mano de todos nosotros", agregó.

"Seguro vendrán muchas fiestas más pero esta es especial. Vamos a seguir trabajando por nuestro lugar, por el que todavía tenemos mucho para hacer. Stroeder va a seguir creciendo para bien.", aseguró.

Por su parte, el presidente de la comisión de festejos, Juan Manuel Falca, también dijo unas palabras.

"Lo que se ha generado durante todo este año, que lo ha generado el pueblo, es inconmensurable", dijo.

"Ver a la gente con una sonrisa en la cara todo el tiempo, es impagable", sostuvo. Destacó el ánimo de todos los vecinos y los instó a redoblar esfuerzos para que esa "onda" que se generó sea una constante.

"Espero a partir de ahora toda la vida podamos seguir así", expresó.

En tanto, Mima de Vázquez, con más de nueve décadas de historia, dijo unas palabras.

"Pensé que no iba a poder llegar al centenario y no solamente llegué sino que vi a Stroeder desde el cielo", dijo la vecina quien participó de un vuelo de bautismo.

"Me parecía mentira ver a Stroeder tan grande, convertido en una ciudad, porque era muy chiquito cuando vine. Tenía solo seis manzanas, no había agua ni luz", dijo.

Entre sus recuerdos mencionó a una estación de servicios que tenía un surtidor a bomba, porque, entonces no tenían provisión de energía eléctrica.

Aplaudida por los presentes lanzó un remate que fue ovacionado por los vecinos.

"Yo nací cuando Stroeder tenía 5 años, así que tengo 95. Solo quiero que Stroeder que siga así, adelante, porque está hermoso", dijo.

Salutación

Entre las salutaciones de quienes fueron invitados pero no pudieron estar presentes se encontraba la del ingeniero Ricardo Curetti, administrador general de Vialidad de la Provincia de Buenos Aires.

"Mi querido pueblo, el lugar de mi familia, el lugar donde crecí y me eduqué, el lugar del cual atesoro muchos recuerdos, hoy cumple 100 años, y todavía quedan muchas cosas por escribir en su historia", destacó el funcionario bonaerense.

"A la distancia, lamentando no poder estar en la gran fiesta de todos, por razones de agenda, les dejo un afectuoso saludo y un muy feliz cumpleaños a mi querido pueblo", remató.

Coment� la nota