"Pudo haber sido mi último torneo en la selección"

"Pudo haber sido mi último torneo en la selección"
El DT Sergio Hernández admitió que si la Argentina se quedaba al margen de la segunda rueda del Premundial de Puerto Rico, habría presentado la renuncia; "Ahora, estamos en la pelea de nuevo", indicó.
Todas las mañanas, a eso de las 8, Sergio Hernández baja de su habitación, en short de baño y ojotas, recorre unos 300 metros de playa a paso lento y se sienta en una de la reposeras del balneario del hotel. Allí se queda largos minutos, a veces una hora o más, pensando, solo. Tratando de buscar soluciones, seguramente, a una selección nacional que lo tuvo muy preocupado. "No recuerdo haber perdido cinco partidos seguidos en mi vida", dice con serenidad (en la referencia incluye las tres caídas en la Copa Tuto Marchand), pero con cierto dolor pese a encontrarse más cerca del objetivo de conseguir una plaza para el Mundial de Turquía 2010.

-¿Soportaste mucha presión? ¿Más que en las finales de la Liga?

-Sí, esto es diferente, es la selección nacional. La responsabilidad es muy grande. Acá se te achican los márgenes de error, y lo peor es que hasta que no le ganamos a Panamá no veíamos el camino. Habíamos jugado cuatro partidos muy malos y el lastre se sumaba. No pasar de rueda o pasar con cero puntos y después quedar afuera de los cuatro clasificados iba a ser el fracaso más grande de mi carrera. Realmente la pasamos muy mal.

-¿Pensabas en las críticas que te provocaría ese fracaso?

-Claro que lo pensé. Y asumo que pudo haber sido mi último torneo en la selección. Los fracasos existen y hay que saber dar el paso adecuado cuando las cosas no salen bien. Les habría planteado mi renuncia a los dirigentes, seguro.

-¿Eso significa que el equipo no te respondió?

-Si le ganamos a Panamá por 25 puntos y después a República Dominicana, que es un gran equipo, quiere decir que el potencial existe, pero yo no estaba consiguiendo que rindiera ni en un 70%. Si seguíamos jugando como lo hicimos frente a Venezuela, en el debut, nos quedábamos afuera.

-¿Quién te ayudó en ese momento tan complicado?

-Yo soy un tipo tranquilo, de no magnificar las cosas, pero esta vez reconozco que estaba muy preocupado. Veía las cosas muy mal. Y el que me ayudó mucho fue Gonzalo García (su asistente). El me decía: «Acordate de tal situación», y repetía «vamos a salir, vamos a salir, vamos a salir».

-¿Viste la salida en algún momento en particular?

-En el último minuto contra Brasil. Perdíamos por 10 y no había chances, pero pedí un minuto para ensayar una jugada por las dudas se diera en otro partido. Los jugadores me podrían haber mandado a cualquier parte, pero todos escucharon y se dijeron: "Dale, vamos a hacerla, que salga bien". Entonces, me di cuenta de que estábamos vivos, porque vi a los doce compenetrados y muy comprometidos. Ellos estaban igual que yo, preocupados. Creo que ahí entendimos que siempre, históricamente, a la Generación Dorada le costó mucho sacrificio, sangre, sudor y lágrimas ganar cada partido. Todo lo que tiene se lo ganó trabajando y jugando en equipo. Ahora pienso que gracias a Dios, Venezuela nos dio el cachetazo que estábamos necesitando.

-¿Y en cuánto te complica que los tiradores no acierten triples?

-Es un mochila de 500 kilos que llevás y te limita en todas las demás cosas del juego.

-Y que sea Paolo (Quinteros) el que anda mal te debe de haber perjudicado más, porque es casi tu jugador fetiche.

-Sí, me dolió mucho. Sin duda que es mi fetiche. El 90% de lo que gané lo conseguí con él en el equipo. Siempre me respondió. Por eso dolía verlo triste, amargado y llorando en el vestuario. Pero no le dije nada. Sé que estas malas rachas las tenemos todos y hay que esperar que pasen. El que habló con Paolo fue Gonzalo (García), y después me dijo que él comprende mis enojos, porque sabe que le estoy dando mucho apoyo.

-Menos mal que vino Pablo Prigioni?

-Sí, porque si no estaba él hubiésemos tenido un gran problema de experiencia y liderazgo.

-¿Cómo ves lo que viene? ¿Ganando dos partidos más alcanza?

-Hay que ir día a día, lo bueno es que ahora estamos en la pelea de nuevo. Da la sensación de que con dos triunfos alcanza. Tenemos que ganarle a Canadá, es un partido clave.

-¿Cómo definís a los canadienses?

-Ellos ya nos ganaron muy bien en la Copa Tuto Marchand. Tienen un perímetro muy peligroso, con grandes tiradores de triples, y tácticamente son muy disciplinados. Ahora, todos los rivales que vienen del otro grupo nos van a presentar más dificultades en el perímetro. Canadá, Uruguay y Puerto Rico tienen grandes bases y escoltas goleadores.

-El torneo es muy desgastante. ¿Cómo están físicamente?

-Los veo bien, sin sufrir demasiado. El día libre nos vino muy bien.

* Luis Scola es el máximo anotador del certamen

Concluida la etapa preliminar del campeonato, Luis Scola se consolida como goleador del Premundial, con 23,5 puntos por partido (en 31,8 minutos por actuación). En este rubro, 2° está el dominicano Francisco García, con 20,5 (en 37 minutos), y 3°, el panameño Danilo Pinnock, con 19,8 (en 39,2 minutos).

Comentá la nota