Pucheta declaró y aseguró que nunca estuvo en Ushuaia

La jueza de instrucción María Cristina Barrionuevo indagó el pasado viernes a Ramón Ariel Pucheta (30), quien fue traído desde Santa Fe por estar sospechado de haber participado del crimen de Claudio Omar Prada (41), sucedido el 21 de junio pasado en un departamento del barrio Pipo de la ciudad de Ushuaia.
Pucheta declaró y aseguró que nunca estuvo en Ushuaia, por lo que mal podía haber matado a Prada. Además el imputado aportó un certificado médico que le habrían extendido en un centro asistencial de Santa Fe donde fue tratado justamente la semana del homicidio.

De la audiencia participó además la fiscal Karina Echazú y un abogado local que asistió al detenido, aunque estuvo en la misma un abogado que vino desde Santa Fe que sólo estuvo en calidad de oyente durante la indagatoria debido a que no podía participar por no estar matriculado en Tierra del Fuego.

Lo cierto es que ahora Barrionuevo deberá determinar la veracidad del certificado médico presentado como prueba por la defensa de Pucheta, aunque además deberá realizar otras medidas como ruedas de reconocimiento para ver si el sujeto es identificado por algunos de los testigos que obra en la causa.

Además de Pucheta está detenido Gustavo Farías (33), el otro santafesino que fuera detenido durante el mes de julio también en la capital santafesina. Farías en su declaración admitió haber estado en Ushuaia y de haber ingresado a la provincia con una identidad falsa acreditada por un DNI apócrifo. No obstante dio a entender que había llegado a la capital fueguina "por un tema de drogas" aunque la operación nunca llegó a concretarse.

Por el momento, la causa continúa su curso investigativo y pese a los dichos de Pucheta, la Justicia cuenta con un registro fílmico de Aeroparque donde se vería a Farías, junto a un hermano y supuestamente a Pucheta, dos días después de haberse producido la muerte de Prada en Ushuaia. Los investigadores creen que descendieron de un vuelo que había salido de Tierra del Fuego luego de haber presuntamente ultimado a Prada de un balazo en su departamento del barrio Pipo.

Comentá la nota