Pucharras dijo que la prioridad de la gestión es la obra pública.

“En 160 días concluirá la obra hídrica que se inició en febrero. Se trata de la reparación de las tomas superficiales destruidas por las tormentas, de la construcción de una nueva planta potabilizadora, y en la zona norte, de la renovación de las cañerías. Esto último permitirá un flujo constante de agua y evitará los cortes programados”, explicó el intendente Javier Pucharras durante la apertura de las sesiones del Concejo Deliberante de Tafí Viejo. “El gasto de los trabajos asciende a $10,5 millones”, agregó, dejando en claro que su prioridad es la obra pública.
El jefe municipal destacó la edificación de un policlínico que contará con atención ambulatoria, con el servicio de diagnóstico por imágenes como una de las nuevas prestaciones; con un ecógrafo de última generación y de un multianalizador. “La obra comienza la próxima semana y finalizará en 10 meses”, anunció.

En cuanto a organización del tránsito, Pucharras adelantó que en junio estarán instalados tres complejos de semáforos en las intersecciones de las calles Congreso y avenida Roca, avenida Alem y Sargento Cabral y Perú y San Martín. “No es nuestra intención llenar Tafí Viejo de semáforos”, aclaró.

Comentá la nota