La psicosis por el dengue no paralizó a los vecinos del sur

La municipalidad de Aguilares es la más castigada por los mosquitos que transmiten la enfermedad. La población allí ive atemorizada, pero colabora con las autoridades.
Los números justifican el estado de alerta sanitario en el que se encuentra la provincia ante la epidemia del dengue. Es que es las últimas 24 horas se sumaron 41 casos a los 151 que habían sido reportados. Si bien el ministro de Salud Pública de la provincia Pablo Yedlin, aclaró que a estas alturas de los hechos no representa mayor importancia determinar si las personas enfermas contrajeron la enfermedad de manera autóctona o importada, hasta ayer eran tres los casos locales detectados. Uno en San Miguel de Tucumán y otros dos en la localidad de Aguilares. De hecho, en este municipio y las comunas aledañas como Los Sarmientos y La Tipa, Monte Bello, El Polear y Santa Ana, todos dependientes del departamento Río Chico, registran la situación más complicada con 128 casos. En esa zona, como en gran parte de la provincia, se generó una suerte de psicosis generalizada en la población. Mientras los equipos sanitarios y municipales trabajan de manera intensa, la población toma sus recaudos. Según el periodista del lugar Marcelo Villafañe, el temor de los vecinos es evidente, aunque lejos de paralizarlos, se muestran dispuestos a colaborar. "Cuando comienzan a hablar del dengue las personas comienzan a sentir picazón en todo el cuerpo", graficó el reportero. Explicó que se esmeran por limpiar sus casas y quitar todo elemento que pueda convertirse en refugio de los mosquitos que transmiten la enfermedad. Por esta razón quitan las masetas, neumáticos viejos y chatarras, entre otros elementos. Los profesionales y empleados del Hospital de Aguilares trabajan de manera intensa por la cantidad de consultas que reciben diariamente. Un equipo de médicos del centro asistencial, con pasantes y médicos de otras provincias, disponen de un centro ambulatorio en el que atienden exclusivamente a las personas que llegan con síntomas propios de la enfermedad.

Preocupación

parlamentaria

El presidente de la Legislatura Juan Luis Manzur y los legisladores miembros de la comisión de Salud, recibieron ayer al titular de la cartera sanitaria de la provincia Pablo Yedlin y gran parte de su gabinete.

El funcionario detalló el plan de acción que vienen desplegando en la provincia para combatir el dengue, aunque también fue claro al advertirles que la situación podría agravarse producto de las condiciones climáticas actuales.

Yedlin precisó que "de los 26 casos confirmados, tres de ellos son autóctonos, es decir, que el contagio se produjo en la propia provincia. Como consecuencia, no descartamos que durante las próximas semanas, debido a la situación epidemiológica, climática, sigan apareciendo casos".

Tras la reunión, el funcionario comentó que la provincia de Tucumán nunca había contabilizado más de cuatro casos de dengue por año y que todos eran 'importados'.

"Lo que ahora pasa es que la situación de Bolivia, con más de 57.000 casos, ha generado miles de casos en la zona norte de nuestro país. Entonces, una vez que se instala la enfermedad, los casos tienen una dinámica propia bastante explosiva. Por eso, la tarea de prevención será permanente y durante todo el año contra el vector".

El ministro instó a la gente a que use repelente y a que combata al mosquito que causa la enfermedad "secando los cacharros que se usa en la cocina o evitando que se acumule agua de lluvia, porque eso permite la reproducción del mosquito".

En el caso de las personas que contrajeron la enfermedad, el tratamiento asignado es domiciliario, indicando al paciente y su familia que concurra al centro de salud si aparecen los signos de alarma: signos de sangrado, dolor abdominal intenso o sostenido, vómitos abundantes y frecuentes, descenso brusco de la temperatura, irritabilidad y somnolencia.

Los profesionales solicitan no consumir aspirina y, en el caso de dengue clásico, solicitan reposo y reposición de líquidos, la protección del paciente de la picadura de mosquitos.

Comentá la nota