Pruyas preside el acto en conmemoración de la "Lealtad Peronista"

"Como presidente del Partido Justicialista los convoco a compartir con modestia, pero con grandeza colectiva, la recordación de una jornada histórica para todos los argentinos", manifestó Pruyas actual vicegobernador de Corrientes.
El presidente del Partido Justicialista, Tomás Rubén Pruyas invita al acto en recordación del 17 de Octubre que se realizará el sábado próximo a las 11 en la sede ubicada en Salta 663 de esta Capital.

"Como presidente del Partido Justicialista los convoco a compartir con modestia, pero con grandeza colectiva, la recordación de una jornada histórica para todos los argentinos", manifestó Pruyas actual vicegobernador de Corrientes.

El 17 de octubre de 1945 marcó la historia del pueblo argentino, en especial de los seguidores de Juan Domingo Perón. El pueblo reclamó su liberación.

Sus efectos políticos y sus realizaciones aún perduran, pues muchos señalan a la fecha como el nacimiento del peronismo.

Por aquellos años, el presidente, general Edelmiro Farrell nombró al coronel Juan Domingo Perón secretario de Trabajo y Previsión, ministro de Guerra y Vicepresidente de la Nación, cargos en los que desempeñó una intensa actividad.

Perón como secretario de Trabajo y Previsión se ganó la lealtad de los obreros, a través de importantes medidas, como numerosos aumentos de salarios, y proyectos que poco después se concretarían, como la Justicia de Trabajo: que era el pago de las vacaciones y el aguinaldo, algo inédito para los años que corrían, pero con Perón se convertía en realidad.

Los trabajadores poseían poca organización y la que existía era mediante un sindicalismo hasta entonces desanimado por las propuestas de lucha de comunistas y socialistas. La diferencia a este proyecto sindical es que el General Perón se aproximó a las soluciones reales y concretas que les ofrecía desde su puesto en el Gobierno.

Pero el 8 de octubre de 1945, el general Avalos pidió a Farrell que destituyese a Perón, quien fue detenido y llevado a la isla Martín García, y luego al Hospital Militar. Disconformes con la medida amplios sectores populares movilizados marcharon a Plaza de Mayo y reclamaron la libertad de su líder.

Desde las primeras horas de la mañana del 17 de octubre de 1945, comenzaron a llegar columnas de manifestantes con banderas y pancartas a la Plaza de Mayo que venían desde Avellaneda, Lanús, Banfield, Quilmes, San Martín.

Los manifestantes se convertirían en todo un símbolo de un movimiento nacional popular, para algunos estudiosos el más importante de Argentina: El Peronismo.

Dada la magnitud de la manifestación y el reclamo de la gente por su líder, los militares se vieron obligados a buscar a Perón para que calmara al pueblo. Esa noche, Perón salió al balcón a tranquilizar al pueblo que lo aclamaba. Y entre cánticos y gritos, agradecido por el apoyo, Perón emitió su discurso:

"Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores, y siempre he sentido una enorme satisfacción, pero hoy siento un verdadero orgullo de argentino porque interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de la conciencia de los trabajadores", además señaló: Trabajadores. Hace casi dos años, desde estos mismos balcones, dije que tenía tres honras en mi vida: ¡la de ser soldado, la de ser un patriota y la de ser el primer trabajador argentino!.

Comentá la nota