Más pruebas sobre el pago de coimas de Italia a los talibán

El diario Times de Londres insistió ayer ofreciendo nuevos testimonios: los servicios secretos italianos pagaron a los rebeldes talibán en Afganistán para que no atacaran a sus tropas en dos regiones.
Esta táctica habría costado diez muertos a los aliados franceses, que sin embargo ayer dijeron que "no dudan" de la negativa de los italianos de haber financiado a los guerrilleros.

Según Times, matutino propiedad del magnate Rupert Murdoch, ex socio y hoy gran adversario del premier italiano Silvio Berlusconi, los servicios italianos no sólo pagaron a los talibán que actúan en el área de Sarobi, en el Este afgano, sino también en la región Occidental de Herat.

El comandante talibán Mohammad Ismayel, según el Times, les reveló que sus superiores "nos dijeron que no debíamos atacar a los italianos porque se había alcanzado un acuerdo que regía en todas las instalaciones militares de Italia".

Los italianos fueron sustituidos por tropas francesas, que según el periódico británico no sabían nada del acuerdo porque sus aliados de Roma no les avisaron nada. El comandante Ismayel dijo que "cuando las tropas francesas comenzaron a atacarnos pensamos que eran los italianos que habían roto el acuerdo, pero después nos dimos cuenta de su identidad y nosotros comenzamos a atacarlos a ellos".

El ministro italiano de la Defensa, Ignacio La Russa, dijo que las acusaciones eran "falsas e infames" y anunció una querella contra el Times.

El diario inglés escribió también ayer que Ghulam Akbari, jefe rebelde ultimado la semana pasada en la provincia de Herat por las tropas norteamericanas, era uno de los comandantes talibán que era pagado para no atacar a los italianos. Times cita a fuentes afganas y señala que Akbari "recibió curas médicas y dinero de los italianos, con los que estaba en contacto permanente a través de los agentes de inteligencia de Roma".

La agencia de noticias France Press informó a su vez que un "alto oficial del ejército afgano que pidió el anonimato" aseguró que pagar coimas a los jefes talibán "es una práctica difusa en gran escala, con la excepción de las tropas norteamericanos y británicas."

Según el Times los franceses, que reemplazaron a los italianos en 2008, creyeron que la situación en Sarobi estaba bajo control y subestimaron la rebeldía de los talibán y no tomaron las debidas precauciones, sufriendo varios ataques y la muerte de diez paracaidistas.

El almirante francés Christope Prazuck, del alto comando de París, calificó como "infundadas" las acusaciones contenidas en los artículos de Times. "Las fuerzas francesas -dijo- han coordinado numerosas operaciones con turcos e italianos en Kabul en forma plenamente transparente".

A las desmentidas del gobierno italiano se sumó también la del anterior primer ministro de centro izquierda Romano Prodi, y la de dos generales de alto rango en retiro que son parlamentarios de la oposición.

Comentá la nota