Las pruebas incriminan a los policías

Los dos policías involucrados en el simulacro de fusilamiento de un menor, siguen detenidos y a la espera de que se resuelva su situación procesal. La pareja que los acompañaba cuando atacaron a un chico de 14 años, todavía no fue detenida. La policía aclaró que el auto empleado en el hecho no es de la institución.
El jefe de la Unidad Regional I de la Policía pampeana, comisario Roberto Ayala, calificó el secuestro y simulacro de fusilamiento de un menor de 14 años como "un caso muy lamentable".

Recordó que el 21 de febrero la mamá del menor se comunicó con la Seccional Séptima para denunciar el hecho, que de esa dependencia se le dio traslado a la Unidad Regional y a las pocas horas "ya teníamos la versión del chico de 14 años".

"Cuando la mamá se comunicó con la Séptima todavía no se sabía dónde estaba el menor; después tomamos conocimiento de lo ocurrido por el propio chico lo que se puso en conocimiento del Juzgado, incluso dijimos que sospechábamos de dos policías de franco (Miguel Angel Carro y Alejandro Bernardo), que no estaban realizando una tarea oficial de la policía".

Ayala agregó que "de inmediato se dispuso que la Seccional Segunda se constituyera en el lugar adonde supuestamente lo habían llevado al chico; el menor también fue acompañado por su mamá y se confirmó que ése era el lugar. Personal de Criminalística determinó que había dos disparos efectuados en el piso, se encontraron los plomos, las vainas servidas de una pistola, y con todo esto fue que el Juzgado dispuso la detención de quien evidentemente había cometido el ilícito. Al segundo efectivo se lo detuvo el lunes cuando estuvo finalizada la pericia de las armas".

Corporación.

Entrevistado por Radio Noticias, el comisario remarcó que "las dos personas están detenidas, son policías pero no actuamos en forma corporativa ni nada que se le parezca, inmediatamente ofrecimos a la justicia todos los elementos y nuestra predisposición para que se investigue y se llegue al fondo de la cuestión".

-¿Por qué sospecharon de Miguel Angel Carro y Alejandro Bernardo?

-De los dichos de las personas que participaron de esta maniobra, datos aportados por el menor y el hermano de 19 años que había sido sorprendido la noche anterior, también amenazado por estos dos individuos, que a uno de ellos (por los policías) le habían sustraído elementos de su domicilio, más otros indicios que nos parecieron de consideración, fue que le dijimos a la jueza por qué sospechábamos de los dos, lo que a la postre se confirmó con las pruebas.

-Ayala, el menor denunció que junto a estas dos personas también iban un señor pelado y una señora rubia, ¿identificaron a estas dos personas?

-No hemos podido avanzar, sí se está a la espera del informe que se ha solicitado al Juzgado y estamos a la espera de si se dispone alguna medida.

El "Polo" blanco.

El comisario Ayala se excusó de dar su opinión sobre qué los llevó a Carro y Bernardo a comportarse tal violentamente con el menor. "Me gustaría explicarle a la gente para que sepa cómo llegamos a tomar medidas, por qué sospechamos, por qué damos indicios a la justicia, pero lamentablemente tenemos que ser cuidadosos y no violar el secreto del sumario.

Hay pruebas que todavía se están evaluando y si damos detalles podría entorpecer la investigación que no ha finalizado, aún quedan por detener dos personas más que participaron del hecho".

-Que iban en un (Volkswagen) "Polo" blanco...

-Sí, pero se descartó que haya sido un auto de la policía, era un auto particular. Lo ocurrido no se corresponde en lo más mínimo con el accionar policial, no es que estos policías estaban investigando un hecho y si lo estaban haciendo era por su cuenta, y cometieron una atrocidad que de ninguna manera vamos a permitir. Fue algo absurdo y es un delito gravísimo; si ellos (los dos policías detenidos) estaban afectados por un delito contra la propiedad, cometieron un delito contra las personas que es sumamente grave y más aún porque usaron el armamento provisto por la repartición, lo que nos afecta a todos en la institución policial.

-Gente de los derechos humanos van a denunciar nuevos casos de apremios policiales, uno es el del mismo menor secuestrado y golpeado que este fin de semana fue agredido, según la denuncia de su madre, por efectivos policiales.

-Sé que (la gente) tiene motivos para no creerme, pero hacemos lo imposible para que esto no ocurra. Propiciamos que todos los procedimientos se hagan correctamente y cada caso (denunciado) se investigue, se pone a disposición de la justicia y las medidas administrativas (sanciones) cuando hay pruebas se han tomado.

Otra denuncia contra policías

El futbolista Roberto Benvenuto y dos sobrinos menores de edad estaban en la madrugada del domingo en un boliche céntrico. En un confuso hecho habrían sido golpeados por policías. Ayer presentaron la denuncia en Fiscalía.

Integrantes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Pampa se presentaron ayer en la Fiscalía de turno para radicar una denuncia junto a los familiares de dos menores de edad que en la madrugada del domingo, junto a un tío (el futbolista Roberto Benvenuto), habrían sido ferozmente golpeados por efectivos de la Seccional Tercera.

Esther Padula, la mamá de uno de los chicos, contó que "no lo dejo salir nunca, pero como iba acompañado por un mayor le di permiso". Explicó que como su hijo tiene problemas en las fosas nasales, empezó a sangrar mientras permanecían en el interior de Jockey Discoteca y salió a tomar aire. "Mi cuñado (por Benvenuto) sale con él y cuando se le corta un poco la sangre quieren ingresar nuevamente y no les permiten entrar", detalló la mujer.

Según su testimonio ellos querían volver porque habían dejado las camperas. Padula puntualizó que allí "los empezaron a tratar mal, había un policía que le pega de atrás a mi cuñado y lo tira al suelo". "Los chicos quieren ir a ver lo que pasa con el tío, los empiezan a agarrar de los pelos, les dan la cabeza contra el patrullero... Mi hijo tiene golpes en la cabeza. Los esposan, les siguen pegando... Al otro chico le pegaron una patada en la boca. Los meten a la fuerza en el patrullero, y cuando los llevan a la comisaría les siguen pegando".

Una vez que los retiraron a los menores, los padres decidieron llevarlos al Hospital Lucio Molas para que los revisen por las lesiones ya que no confiaban en el informe policial. Pero allí encontraron otra traba: "quise pedir un certificado y me dijeron que por guardia no se podía hacer eso", detalló.

-Esther, ¿por qué tanta agresión?

-No le sabría decir. Es lo que más me duele. Yo no tenía esa imagen de la policía. Pero esa agresión ante dos menores de edad no se necesitaba. Suficiente es con llevarlos y llamar a los padres, pero no de la forma que los trataron. Nunca me había tocado pasar por una cosa así.

Canoba.

Ayer, al momento de realizar la denuncia, estuvieron acompañados por Mario Canoba y otros militantes de Derechos Humanos. También se hizo presente el abogado Carlos Pérez Funes, asesor legal de la Asamblea Permanente y quien representa a los jóvenes en este caso.

Canoba, en diálogo con la prensa, subrayó que "discutimos la metodología que se aplica. La Policía tiene el derecho de ordenar, pero no de pegar y amenazar. Vemos este tipo de operaciones como si fueran grupos de tareas del proceso militar".

Ayer declararon las madres de los dos menores y también los chicos. Ahora, la Fiscalía deberá determinar las responsabilidades de los agentes denunciados y el por qué los dos menores fueron llevados directamente a la Seccional Tercera y no a la Séptima, en este nuevo de violencia y excesos de la fuerza pública pampeana.

Comentá la nota