"Las pruebas de Fernández son de una falsedad muy grave", dijo Marcelo Honores.

Carlos Fernández y Marcelo Honores tendrán que esperar hasta el viernes por alguna resolución -de haberla- por parte de la Junta electoral bonaerense. Sus integrantes, frente a los elementos analizados, convocaron al apoderado del partido. Mañana vence el plazo de presentación de listas con sus respectivos candidatos, y la UCR de la Quinta Sección mantiene su incertidumbre. El tandilense prefirió esperar en silencio. Honores no titubeó en criticar con vehemencia a su adversario interno.
El culebrón en que se ha transformado la interna radical ganó en suspenso, a partir de la indefinición que aún reina en torno a la apelación que en última instancia arribó Carlos Fernández, léase la Junta electoral bonaerense.

El órgano provincial ayer fue el blanco de todas las miradas radicales, especialmente aquellos que protagonizaron la polémica interna en la Quinta Sección electoral que mantiene enfrentados al jefe de Gabinete comunal Carlos Fernández desde Tandil con el miramarense y senador Marcelo Honores.

Ayer, según se preveía de ambos sectores, los miembros de la Junta electoral podían resolver el bochornoso entuerto al que se arribó, a partir de denuncias cruzadas que versan, principalmente, en el presunto fraude ocurrido en las mesas del Partido de La Costa.

Pero una vez más la historia deberá aguardar unos días. Cual novela, los actores desfilan de un pasillo al otro, unos más convencidos del papel de candidatos que otros, pero en definitiva conscientes que se arribó a un clima sumamente tenso, resulte el final que fuera a partir de lo que resuelva la Junta.

Una vez evaluado los elementos de prueba que Fernández aportó como novedad a la polémica, los jueces resolvieron convocar al apoderado partidario, presumiblemente para que tome conocimiento de las actuaciones llevadas a cabo por la Junta y ante una eventual resolución.

De todas maneras, se comentó por la bajo de la dependencia oficial que bien podría resolverse el viernes (fue citado a las 11), aunque no necesariamente, dado que podría demorarse en función de nuevos elementos que pueda requerir la misma junta electoral provincial.

La irresolución del entuerto ha motivado que no cesara el calibre de acusaciones en la que resolvieron criticarse los candidatos. Fernández hablando de sinvergüenzas y Honores de deslealtades, conforman un escenario poco favorable para el pretendido resurgimiento del partido radical bonaerense.

MAS POLEMICAS Y UNA

MISMA INCERTIDUMBRE

Tanto el tandilense como el miramarense fueron notificados, entonces, que el viernes seguirá el nuevo capítulo de la zaga que resolvieron emprender. Ambos se dicen confiados en que más tarde o temprano debería quedar esclarecido el panorama de por sí ingresado en un lodo que pareciera salpicar a presuntos vencederos y vencidos.

Consultado el funcionario lunghista sobre la novedad se limitó a decir que justamente no había mucho por decir, que debía aguardar a mañana por la mañana para conocer a ciencia cierta qué se resuelve, si se resuelve.

Sí aceptó hablar el senador Marcelo Honores, quien en diálogo con Examen Final de la Am 1560, sostuvo que estaba "con mucha expectativa, con mucho optimismo en que se ratifique la resolución tomada por el radicalismo recientemente".

Preguntado sobre los nuevos elementos de prueba que Fernández presentó ante la Justicia electoral, el senador no tuvo contemplaciones: "Fernández se está equivocando muy feo, y está incursionando en actitudes de mucha deslealtad y mucha deshonestidad".

Agregó al respecto que "he estado con el titular del bloque de senadores radicales, que es el titular de la lista 15 (Jesús Porrúa), él no ha hecho impugnación de esas mesas y él no ha desconocido la fiscalización que se realizó de las mesas".

Vale reseñar que precisamente los nuevos elementos de Fernández versaron sobre la presunta declaración del apoderado de Porrúa que confirmaría que sus fiscales no firmaron los polémicos 500 y algo de votos en La Costa.

"Me parece que hay una embestida de una agresividad poco vista, de una deshonestidad que va a tener un efecto boomerang para quien hace estas manifestaciones de inusitada gravedad", arremetió el senador.

Honores confió en que no tenían conocimiento y no tuvieron la posibilidad de ver el expediente judicial, solamente han seguido el asunto por los medios periodísticos, "pero reitero: estuvo con el presidente del bloque de senadores, el apoderado natural de la lista y desconoce esto, así que esto merece un esclarecimiento, porque se está jugando con la buena fe, con la fe pública, se está llevando a error a órganos judiciales lo cual implica una falsedad procesal muy, pero muy, grave".

Consultado en su reacción de recibir un resultado adverso el viernes a través del fallo de la Junta electoral, Honores dijo que se sentiría "muy frustrado, muy defraudado porque no creo en la gravedad de las acusaciones que se esgrime por lo sucedido en La Costa, pero si se trata de un fallo judicial obviamente lo acataré y veré si corresponde ir o no en queja a la Corte Suprema de Justicia".

Cerrando el diálogo, el senador insistió: "las pruebas que dice acompañar Fernández son de una falsedad muy grave así que entiendo que no puede sustentar ni sostener un fallo judicial".

Comentá la nota