Pruebas contrarreloj: testigos, guías y hasta boletas del jardín

Pruebas contrarreloj: testigos, guías y hasta boletas del jardín
Es lo que aportó y ofreció Claudia Rucci para no resultar impugnada.
En tiempos de rastreos modernos como el Gloobal Positioning Sistema (GPS) o métodos que permiten detectar propiedades en distritos recónditos de la Provincia solamente con ingresar a Internet, los juzgados electorales todavía deben apelar a pesadas guías telefónicas para determinar la residencia de un candidato.

El paso de Claudia Rucci por los tribunales platenses con cuatro cuerpos del servicio de telefonía de Ituzaingó, donde está registrada como usuaria, resumió esa aparente distancia entre cierta modernidad y la práctica judicial. El corpulento aporte de las guías habilitará esta tarde la candidatura de Rucci, objetada, con otras cuatro postulantes, hace unas horas por el juez Manuel Blanco. ¿Las razones? La hija del José Ignacio Rucci, asesinado en 1973 por Montoneros, cuestionó que la documentación sobre su residencia bonaerense (facturas de EDENOR, del Inmobiliario, recibos de pago escolar de sus hijos, y hasta se ofrecieron testigos) no eran suficientes.

"Si hubiera estado Santiago Montoya (en ARBA) les podría haber dicho que Claudia está inscripta en Rentas de Morón". aportó, irónico, uno de los apoderados de Unión-PRO que anoche estuvo en La Plata.

Hay tanto traspaso porteño a candidatura bonaerense que el juzgado de Blanco podría conformar un digesto electoral. Por allí anduvo el papeleo de los candidatos a gobernadores Carlos Ruckauf , Daniel Scioli y hasta el propio Francisco De Narváez, nato colombiano y oficina en Las Cañitas. Nunca una objeción del magistrado. Sorprendió la puntillosidad del fin de semana, de estricta aplicación legal, seguramente.

Moroso el dictamen, de acuerdo con la apreciación política del sector damnificado, que abrió suspicacias. Este viernes, los partidos, alianzas y frentes deben presentar las boletas con los nombres definitivos de sus candidatos. Si Blanco no aprueba hoy la nominación de las cinco mujeres de Unión-PRO y no realiza el traspaso inmediato de la apelación a la Cámara Federal, quedaría en riesgo la presentación de la lista del PJ disidente en alianza con Mauricio Macri.

El primero en advertir el peligro es el propio juez, quien ayer explicó: "Si la señora Rucci hubiera mostrado en el juzgado todos los papeles que mostró en televisión, seguramente estaría habilitada y no habrá ningún problema porque evidentemente debe tener probada su residencia". Una especie de "¡Ah!, me hubieran avisado".

Blanco asegura ahora que resulta "fácilmente salvable" la falta de documentación probatoria de la residencia de la actriz con apellido de tonelaje dentro del peronismo.

Más anémica es la evidencia de la legisladora por la Ciudad de Buenos Aires, Silvia Majdalani, quien presentó un contrato de alquiler de una vivienda en el Tortugas Country Club de Tortuguitas, pero obvió un dato: se olvidó que allí constaba su domicilio de Callao al 900, en la Recoleta.

Comentá la nota