Prueban un revolucionario examen prenatal no invasivo

Un simple análisis de sangre determinará si el futuro hijo tiene síndrome de Down.
Un análisis de la sangre de la embarazada podría detectar problemas en los cromosomas que llevan a desórdenes como el síndrome de Down. Es una prueba que están desarrollando -por separado- investigadores médicos de Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, España, y China. Podría reemplazar a las técnicas invasivas que se usan hoy, como la amniocentesis, dentro de dos a cinco años. Pero también podría suscitar más discusiones: si a través del test se detectase alguna anomalía, la mujer podría decidir discontinuar el embarazo para no tener un hijo con enfermedad.

El Servicio Nacional de Salud de Inglaterra anunció ahora que invertirá casi 3,3 millones de dólares para investigar más el test que está aún en su etapa preliminar. Según le dijo al diario The Guardian la experta en medicina fetal que trabaja en el desarrollo, Lyn Chitty, la técnica permitirá diagnosticar anomalías cromosómicas y genéticas en el feto y evitará que en el futuro cientos de mujeres tengan que pasar por un examen invasivo que implica un riesgo bajo de aborto.

En tanto, Jane Fisher, de la ONG Opciones y Resultados prenatales, opinó que la técnica evitaría que las parejas no enfrenten la disyuntiva de someterse o no a las técnicas invasivas, como la amniocentesis o la muestra de vellosidades coriónicas.

"El test del análisis de sangre para detectar anomalías cromosómicas aún está desarrollándose. Todavía no resulta totalmente eficaz", dijo a Clarín Lucas Otaño, jefe de obstetricia y coordinador de la unidad de medicina fetal del Hospital Italiano. Este especialista ya está trabajando con las pruebas de la sangre materna para determinar el sexo y el factor RH de la sangre del bebé.

Otaño comentó: "La tendencia es no hacer los estudios invasivos de entrada. Primero, se hace un análisis de las hormonas del embarazo con la ecografía en la semana 11. De esta manera, se identifica si el embarazo tiene algún riesgo. A partir de estos resultados, se decide si vale la pena practicar la amniocentesis (más usada en la Argentina) o la muestra de vellosidades coriónicas, que se realiza a través de punciones en la panza. ¿Cuál es el riesgo? "Es bajo, pero se pierde el embarazo en uno de cada 200 estudios".

Para Horacio Crespo, obstetra y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, el test con la sangre materna sería útil en el futuro. Pero creo que pasará mucho tiempo para que se llegue a incorporarla en la Argentina.

Comentá la nota