Prueban energía con Caracoles y El Horcajo, la próxima meta.

Ayer testearon una de las dos turbinas en vacío. Apuntarán a hacer un nuevo dique, por el turismo.
Ayer fue un día histórico en Los Caracoles. Al accionar un botón José Luis Gioja dos pisos más arriba -donde estaba la prensa- empezó a bramar el suelo y se sintió un zumbido como el de los aviones. Así, cuando la primera de las dos turbinas con su generador del dique empezó a andar, y con el proyecto de Punta Negra muy avanzado, el gobernador empezó a hablar con ganas de El Horcajo, el primer dique aguas arriba que tiene un valor agregado: potenciar el turismo en la misma zona que Manantiales y Las Hornillas y servir al proyecto de minería Pachón.

La primera turbina de Los Caracoles se probó por primera vez ayer en vacío, es decir, sin conectarse a la línea que llevará la electricidad hacia el Sistema Interconectado Nacional. En unos 15 días empezará a probarse la otra, para que ambas generen energía -715 gigavatios hora al año lo que equivale a más del 40% de lo que consume San Juan- en la segunda quincena de mayo, cuando será el gran acto de inauguración de la central. Luego, el gobernador y otras autoridades más la prensa dieron un paseo en lancha por el imponente espejo de agua, casi virgen (ver página 3).

Gioja le puso acento ayer al plan de diques que data de la década del '60, donde aguas arriba figura El Horcajo, seguido de El Tambolar, Los Caracoles, Punta Negra y Ullum. Con Los Caracoles casi funcionando que se unirá a Ullum y Punta Negra cerca de cerrarse su financiamiento para firmar contrato en el corto plazo, entre los dos proyectos que quedaron olvidados, el gobernador está interesado ahora en resucitar El Horcajo, según dijo ayer.

Justificó Gioja, emocionado: "Con Ullum, Punta Negra y Los Caracoles, al riego lo tenemos asegurado en un 98%, de manera que lo que venga es exclusivamente para energía, A mí me angustia y me pone con todas las pilas El Horcajo, porque significa también Manantiales y Las Hornillas, un emprendimiento turístico importante, un lago allí va a completar todo eso y además esa energía tiene ya un comprador que son los futuros explotadores de (la mina) El Pachón. Minería, turismo y energía, cierra todo".

El Horcajo, ubicado en Calingasta donde se unen los ríos Los Patos y Blanco, tiene estudios de hace unos 2 años de las condiciones de fundación de la presa, que dicen que la roca para apoyar el muro está muy profunda, pero hay que terminarlos. Preliminarmente manejan que hacer un muro tan abajo es sumamente caro, y deben estudiar qué tecnología constructiva aplicar, porque hay mucho material suelto, explicó el presidente de EPSE, Francisco Alcoba. Por ejemplo, en Los Caracoles lo más profundo es 40 metros (para arriba son 136) y en el Horcajo serían más de 130 de profundidad, más para abajo que para arriba.

Comentá la nota