Una prueba de dos años para la billetera K

Por Fernando Gonzalez

Todo sucede siempre demasiado rápido en la Argentina. La sociedad recién está digiriendo la derrota kirchnerista en la Cámara de Diputados del jueves pasado cuando ya comienza a hablarse de una nueva batalla entre el Gobierno y la oposición por el control del Senado

Senadores radicales, provinciales y peronistas disidentes están uniendo sus fuerzas y sus estrategias para llegar al número mágico de 37 senadores, el que le otorga la posibilidad del desempate al vicepresidente Julio Cobos, el mismo del voto "no positivo" que le produjo al kirchnerismo su primera derrota parlamentaria el 17 de julio de 2008 en medio de la histórica pulseada con el campo.

Los antecedentes políticos de Néstor Kirchner indican que no se quedará de brazos cruzados y que intentará retener la mayor cantidad de votos posibles para evitarles nuevos sacudones a los dos años de gestión que le quedan a la Presidenta. Será otra prueba para la billetara K, la misma que viene convenciendo a los senadores y gobernadores peronistas y que también ha logrado un par de volteretas inesperadas en algunos radicales y hasta en los fueguinos que llegaron al poder aliados a Elisa Carrió. Antes de que termine el verano, se verá cuál es el poder de fuego que le queda al ex presidente.

Comentá la nota