Prudencia por crisis ante problema eléctrico en la región.

Se integró un “comité de crisis” ante la salida de servicio de una turbina de Termo Roca. Seguirá la evolución de la situación, y como “último recurso”, si es necesario restringirá el consumo de grandes usuarios tanto en Neuquén como en Río Negro.
Ante la salida de servicio de la Central Termo Roca (el domingo pasado, a las 6,30), las empresas y organismos del sector eléctrico de las provincias de Río Negro y Neuquén conformaron un comité de crisis, que seguirá la situación mediante una evaluación diaria, y que tomó como primer recaudo la posibilidad de una restricción para el consumo de los grandes usuarios.

Según se informó oficialmente, el COTDT (Centro de Operación del Transporte por Distribución Troncal) del Comahue dispuso la operación en condiciones excepcionales del sistema de transporte de la región y se coordinó con Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima) el despacho de todos los grupos generadores del área disponibles y la suspensión de los mantenimientos que no sean de emergencia.

Con esas medidas, se busca morigerar el impacto de esta situación extraordinaria en los usuarios finales del sistema.

En forma paralela, las autoridades de las empresas y organismos prestadores del servicio eléctrico se encuentran abocadas a la búsqueda de opciones para paliar las consecuencias de la salida de servicio del generador.

Es en este contexto, según informaron, que no se descarta, como último recurso, llegar a restricciones de la demanda.

Las instituciones que integran el comité de crisis son el EPEN (Ente Provincial de Energía del Neuquén), Transcomahue Sociedad Anónima, Edersa (Empresa de Energía de Río Negro Sociedad Anónima), EPRE (Ente Provincial Regulador de la Electricidad) de Río Negro, CALF (Cooperativa de Agua, Luz y Fuerza) y la municipalidad de Neuquén.

Comentá la nota