ste proyecto, por ser a título gratuito, necesita para su aprobación los dos tercios del total de los miembros del concejo, es decir, de 12 votos afirmativos. La presidenta de la bancada, Ana Asa, aclaró al respecto que, cuando vuelva a tratarse el proyec

Contratistas, jornalizados y mensualizados volvieron a la Municipalidad. Calificaron al paro en Loimar como “irracional e injusto”, obra de “sindicalistas foráneos impunes”.
La disputa intestina entre el personal de Loimar, nucleado en Focra, y los trabajadores mansualizados, jornalizados y contratistas, tuvo un nuevo capítulo ayer, cuando los críticos del paro le pidieron a la comuna que “intervenga” para que se reabra la actividad económica en la fábrica.

Un grupo de los opositores a la huelga fueron nuevamente a la Municipalidad, con un petitorio titulado “Tandil Soñado, despierta”.

En duros términos, los contratistas calificaron la huelga como “injusta e irracional”, provocada por “sindicalistas foráneos que gozan de impunidad”, aseveran en dirección a la conducción de ceramistas.

Horas antes de la tercera audiencia ministerial en La Plata, los reclamantes entregaron un escrito a Miguel Lunghi, otro a Juan Pablo Frolik (presidente del HCD) y un tercero a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, María Rosa Toncovich.

Abogaron para que “la producción que da trabajo a cientos de argentinos y tandilenses se ponga en marcha nuevamente”, y cargaron sobre “las disputas por espacios sindicales”.

Aseveraron después que son “cientos de familias las que están quedando sin trabajo”, añadió.

Posteriormente destacaron que “mientras el mundo y el país planean estrategias y deciden qué hacer frente a la crisis económica, la instituciones y la Justicia de Tandil parecen mostrarse indiferente, parecen dormidas”, subrayaron los firmantes.

La fábrica Loimar –agregan- “no puede cumplir con sus compromisos. Está parada y no puede producir. Entonces lo harán otros, abriéndose así nuevos mercados que si bien son legítimos, no son de Tandil ni para Tandil, ni le darán trabajo a la gente de Tandil”.

Denuncian que el bloqueo “pone en peligro nuestras fuentes de trabajo, nuestro futuro, nuestro sustento como personas de bien y nuestras ansias de progreso en un mundo que hoy, sin duda, sabrán aprovechar otros”.

Posteriormente indica el comunicado que “nuestra situación es grave, inesperado, sentimos que se está avasallando nuestro derecho a trabajar, refrendado en nuestra Constitución Nacional”.

Este grupo de trabajadores se siente “rehén” de la pelea entre sindicatos, la que –entienden- debería “dirimirse en la Justicia, una Justicia que hoy debemos considerar ausente porque no nos sentimos contenidos por ella”.

“NO DEBERIAN DESPEDIR”

Tras recibir el petitorio, Toncovich dialogó con LA VOZ, donde respaldó el reclamo de los obreros por la reincorporación del personal de Loimar, para luego cuestionar a la empresa ya que “la patronal no debería involucrarse en la representatividad gremial que tienen derecho a elegir los trabajadores”.

Aunque admitió que los empleados tienen “derechos y obligaciones” a la hora de cumplir con su tarea laboral, “si la mayoría votó por ese gremio (por Focra), debe respetarse la democracia sindical”.

Independientemente de su posición ideológica, “a favor del trabajador”, la edil del Frente para la Victoria respaldó la facultad legal de protestar que les asiste a los operarios.

“Si la gente obstaculizó el ingreso a la planta constituye una forma de reclamo”, dijo para luego llamar a la conciliación entre las partes, ya que “deben hallar un punto de encuentro entre los intereses de ambos”.

Toncovich se mostró crítica con la firma de Juan Loitegui al especular que “están jugando a debilitar el paro. Pero me pregunto: si son tres los trabajadores que, de reincorporarse, solucionarían el conflicto. Porqué no lo hacen y todo vuelve a su cauce”.

Para la edil resulta fundamental que se anulen los despidos primero para luego sí “seguir discutiendo los derechos y obligaciones de cada uno”.

Por último, la legisladora justicialista opinó que “no es momento de dejar gente en la calle en plena crisis internacional”.

Asamblea en la planta

Juan Solano, secretario adjunto de Focra Azul, en breve comunicación con este medio confirmó que hoy a las 10 se efectuará una asamblea en la entrada a la fábrica y evitó dar precisiones sobre los detalles del encuentro mantenido en la ciudad de La Plata.

De todas formas da la impresión que se registró algún avance entre las partes en torno al conflicto que mantiene paralizada la planta fabril.

Los trabajadores exigen la reincorporación de 13 operarios, mientras que desde la empresa se esgrimieron razones de índole disciplinaria como impedimento para dejar de lado los despidos.

Solidaridad de Adunce

La Asociación de Docentes Universitarios de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, (Adunce), adhiere al reclamo de los trabajadores de Loimar por la reincorporación de la totalidad de los trabajadores despedidos, “reivindicando además, la autonomía de los trabajadores para constituir las organizaciones sindicales y diseñar las estrategias que estimen más convenientes para sus intereses, sin intervención de los patrones ni del Estado”.

“La unidad de los trabajadores no puede ser jamás el producto de una imposición de los patrones o del Estado, es más bien la construcción persistente del ejercicio de la libertad y la democracia sindical por parte del conjunto. Repudiamos los medidas de los propietarios de Loimar y exigimos la reincorporación ya de la totalidad de los trabajadores despedidos. La única lucha que se pierde es la que se abandona”, finaliza el comunicado.

Comentá la nota