Proyecto sobre ocupación sustentable del territorio de Santa Cruz

Caleta Olivia (Agencia) La Diputada Mestelán con el asesoramiento del Dr. Gabriel Oliva y con el aporte de las distintas entidades rurales de la Provincia, presentó un proyecto de Ley de "Ocupación Sustentable del Territorio de Santa Cruz".
Explicando los lineamientos centrales que impulsaron la creación de dicha iniciativa, la legisladora de EC detalló la situación actual de la población rural de la Provincia de Santa Cruz, que cuenta con unos 225.920 habitantes es decir, un promedio de 0.9 hab/km2. "El grado de urbanización de esta provincia es uno de los más altos de la Argentina, ya que alrededor del 90% de la población vive en ciudades", aclaró Mestelán.

En relación con lo detallado, es que esta Ley pretende "atender al declarar de interés público la ocupación sustentable del territorio rural de la provincia de Santa Cruz, al crear un marco de derechos a fin que la población rural tenga acceso a servicios esenciales y de confort en condiciones de equidad con la población urbana".

Continuando con los argumentos que dan lugar a este proyecto, Mestelán explicó que para obtener los beneficios detallados en la normativa, "se debe crear el programa de familias rurales denominado "ARRAIGO" para la ocupación sustentable de la zona rural de la provincia de Santa Cruz, entendiendo como familia cualquier configuración posible en la que una generación, en una relación asimétrica, se hace cargo de otra".

En un análisis geográfico de la situación y también de distribución de sitios productivos, se explicitó que de la densidad poblacional de 2000 habitantes se limita a unos 1100 establecimientos agropecuarios, la mayor parte de los cuales se dedica a la ganadería ovina extensiva.

"Nadie puede omitir que esta actividad generó desde más de un siglo la base económica en Santa Cruz, pero también ha construido una identidad cultural e importantes patrimonios históricos, arquitectónicos, de saberes y formas de vida distribuidos por la vasta geografía que resultan valiosos desde el punto de vista de identidad nacional, turístico, cultural y de ocupación efectiva del territorio", sostuvo la profesora Mestelán.

Es por ello que se realiza una puesta en valor de la calidad de vida de las familias que viven en el campo, que "aún en la actualidad vemos cómo en su estilo y calidad de vida han permanecido similar a la de mediados del siglo pasado, ya que la incorporación y el mantenimiento de comodidades básicas como electricidad, calefacción o comunicaciones queda fuera del alcance de muchos establecimientos".

Cabe mencionar que tampoco existen servicios básicos de educación de nivel primario o servicios sanitarios rurales que permitan el tratamiento de emergencias para las familias asentadas en las zonas denominadas rurales.

"Esta situación contrasta con la infraestructura desarrollada en los últimos 50 años en las ciudades patagónicas, que han incorporado servicios básicos de calidad en todos los aspectos", agregó Mestelán.

Como una de las consecuencias más nocivas en el panorama descrito, se especificó que la rentabilidad de la producción ovina ha disminuido por una combinación de baja de los precios de los productos, entre otros aspectos detallado por la Diputada de EC como "el aumento en los insumos y la retribución de los trabajadores rurales, también hay que considerar el descenso en la productividad de los campos que se explica por la degradación lenta de los pastizales naturales".

En otras palabras –continuó explicando la Legisladora- "una fuerte disminución de los ingresos sumados a un aumento significativo de los costos. Ha contribuido a esto eventos climáticos adversos y baja productividad de las áreas marginales".

Datos sobre el panorama actual

Ante lo manifestado, se detalla en el proyecto que de Ley que alrededor de un 40% de los establecimientos agropecuarios han cerrado sus puertas. El stock ovino de la Provincia ha disminuido desde los 9 M a los 3 M de cabezas. Se han perdido alrededor de 5 mil puestos de trabajo rurales. Si hay algo que recalcar, indicó Mestelán es que "estas vastas zonas son indispensables para la biodiversidad, como los humedales asociados a las estancias, quedan sin manejo ni protección. Las especies predadoras, se han multiplicado sin control y se han desplazado hacia las áreas que permanecen en producción".

Comentá la nota