El proyecto de Presupuesto para 2010 ya está en la Legislatura

Prevé ingresos 12% mayores que en 2009 y 9.911 millones de gastos. La suba salarial, atada a mayor recaudación.
Con la advertencia de que el proyecto de Presupuesto para 2010 es un instrumento "que debió absorber los desajustes que provocó la crisis internacional de 2008 y 2009", el gobernador Sergio Urribarri envió ayer la iniciativa a la Legislatura.

En el área de Economía de la Provincia no pierden de vista que las proyecciones corresponden a un contexto económico definido por la interrupción del proceso de crecimiento a partir del segundo semestre de 2008, lo que se agravó durante 2009 generando problemas para la ejecución del presupuesto en curso. Para tener una idea de ese impacto, basta señalar que el ingreso de rentas generales será este año 320 millones (9%) menos de lo previsto.

Desde esa base se diagramaron previsiones que encuentran sus límites en las pautas "macrofiscales" que fijó el Ministerio de Economía de la Nación. Entre ellas, un crecimiento del PBI para 2010 del 2,5% y un crecimiento de los precios (inflación) del 8,8%. Estos indicadores permiten avizorar una lenta recuperación económica.

Los recursos con los que se espera contar están entre 12% y 13% por encima de lo que se preveía recaudar este año. Por coparticipación nacional y otros recursos nacionales, se contará con 4.000 millones de pesos, mientras que la recaudación provincial estimada está en 1.080 millones, correspondiendo el 61,8% a Ingresos Brutos, donde se siente el incremento por la inflación.

Lo cierto es que la estructura tributaria no tiene mayores modificaciones respecto del año en curso, con la excepción de la modificación del Inmobiliario Rural, aunque el impacto de estos cambios es mínimo durante 2010.

Los recursos totales son 9.063 millones de pesos, que se componen por recursos de fuentes del tesoro o de las rentas generales 4.495 millones, y 4.567 millones de otras fuentes. Los primeros son de libre disponibilidad y los segundos son fondos afectados (tienen un destino en particular). De la estructura de costos surge que aproximadamente el 90% de los recursos de libre disponibilidad se encuentran destinados a remuneraciones al personal, pasividades e intereses de la deuda. Estos rubros son inflexibles a la baja, lo que determina la imposibilidad de aplicar una política de reducción del gasto que compense los recursos que no ingresan por la menor recaudación. Allí está la clave del déficit que se viene generando desde el último trimestre de 2008 en proporción a la menor recaudación.

A ello hay que sumarle el crecimiento del costo de los salarios producido por el aumento de la antigüedad de los agentes públicos. Así, lo asignado al pago de haberes llega a 3.376,6 millones de pesos y representa el 56,1 % del total de los recursos corrientes netos o el 60,7% de los recursos de Rentas Generales.

La posibilidad de otorgar aumentos salariales está atada al ingreso de mayores recursos, según el artículo 21 del proyecto, que es similar a los incluidos en los presupuestos sancionados desde 2004. De esta forma, la chance de un aumento se vincularía a contar con una mayor recaudación, producto del crecimiento económico o de la inflación

En Economía igualmente aclaran que esos eventuales mayores recursos tienen también como destino otras asignaciones fijadas por ley, como son los aportes a municipios. En el proyecto 2010 ya se contempló la mayor participación que van a tener municipios y comunas en el reparto de los recursos por la aplicación de lo sancionado en la reciente reforma constitucional, lo que lleva ese monto a 619, 4 millones.

En gastos de capital se prevén 2.641 millones de pesos debido al nivel de inversión, que se ubica en 2.070 millones. Allí se encuentran obras a ser realizadas por la Unidad Ejecutora Provincial (133 millones), la Comisión Administradora del Fondo Especial de Salto Grande (151), la Secretaría de Energía (49), la Dirección de Arquitectura (549), la Dirección de Hidraúlica (138), Obras Sanitarias (46), Programas del Banco Interamericano de Desarrollo (58) y Vialidad (868), entre otros. En este punto se aclara que lo que figura en el presupuesto es una previsión presupuestaria, que es el compromiso de entrada del dinero si se hace la obra; mientras que si la obra no se ejecuta el dinero no ingresa. En este rubro es donde se pone en juego la capacidad de gestión del gobierno.

El equilibrio financiero del proyecto está subordinado a la obtención de financiamiento. Para la obra pública se estimó contraer deuda por 684 millones, para amortizar deuda pública, 462 millones; y para atender el déficit, 580 millones.

A los 462 millones de deuda consolidada se los prevé a refinanciar. Para el equipo de Economía el nivel de la deuda consolidada está en niveles razonables respecto de los recursos, es decir que no desborda la capacidad de pago. En ese sentido, ese valora el proceso de desendeudamiento iniciado en 2003 por el mismo equipo económico durante la gestión de Jorge Busti.

Hoy, la deuda es el 60% aproximadamente de los recursos netos del año. En 2002 era del 252% y en 2003 del 181%. Pero además, se explica, los servicios de la deuda no resultan tan agobiantes: se ubican en el 7% (en 2003 eran del 23,1%).

De acuerdo a lo que prevé el artículo 73 del Presupuesto nacional, el financiamiento no sólo estará disponible para la deuda consolidada, sino que se podrían incluir las situaciones de déficit del presente ejercicio. Por esa razón, se incluye también el pedido de autorización de refinanciamiento por 580 millones de pesos, que es la suma del saldo negativo de 298 millones de 2008 más lo que se estima quedará de 2009.

En este último párrafo la decisión final corresponde al gobierno nacional y también posiblemente al Congreso, por lo que resultan más complicadas las estimaciones. Si el refinanciamiento que ponga en marcha la Nación se produce en condiciones similares a los procesos de años anteriores, podría esperarse que alcance al 70% de la deuda y a un interés del 6%. Sin embargo, hay expectativas mayores, ya que si el Ejecutivo nacional implementa un plan de auxilio a las provincias, tal como se especula, el refinanciamiento podría alcanzar al total del déficit y hasta podría pensarse en una refinanciación a tasa cero.

En cuanto a las autorizaciones de endeudamiento para obras, se cuentan entre otros, previsiones para la ruta 131 en el tramo entre avenida Zanni (Paraná) y Oro Verde, la ruta 08 entre arroyo Sagastume - Paranacito, el acceso al Puerto Ibicuy, la ruta 23 desde Villa Elisa a Caseros, la ruta 30 de Gobernador Solá a Maciá y el nuevo hospital de Paraná, entre otras obras.

Encorsetada

El ministro de Economía, Diego Valiero, se refirió ayer al tratamiento legislativo del proyecto. Señaló que si existen dudas de parte de los legislasdores, no tendrá "empacho" en concurrir a la Legislatura, como ya lo ha hecho para explicar lo que sea necesario. "Esclareceremos todo", agregó.

Sin embargo, el ministro consideró que "el margen de modificación es muy poco, ya que es muy encorsetada la situación", resaltó.

Números

Los recursos previstos son 9.063 millones de pesos, de los cuales 7.608 millones corresponden a recursos corrientes y 1.455 a recursos de capital.

El total del gasto para el ejercicio es de 9.911,5 millones de pesos, de los cuales 7.270 corresponden a gastos corrientes, y 2.641 a gastos de capital, cuyo 80% representa la inversión en obra pública.

El resultado económico surge de la confrontación de Ingresos Corrientes contra Gastos Corrientes y asciende a la suma de 337,7 millones, que se destinará al financiamiento de obras. Se prevé un endeudamiento por 1.726.351.000 pesos.

Comentá la nota