El proyecto para el rediseño o reubicación de la Ruta 226 tendrá la participación ciudadana

Así lo indicó el ingeniero Dante Galván, coordinador del estudio técnico. Los profesionales sólo evaluarán alternativas que contemplan tanto el corrimiento como mejoras en la traza actual. Intervienen científicos de Ingeniería y Ciencias Humanas.
La reubicación de la Ruta Nacional 226 en la zona que atraviesa esta ciudad o su mejoramiento en términos de seguridad vial contempla una etapa de consulta ciudadana, según indicó el ingeniero Dante Galván, coordinador del equipo interdisciplinario en el que intervienen investigadores de las facultades de Ingeniería y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional del Centro.

"El trabajo general es evaluar mediante determinados criterios cuáles son las mejores alternativas. Básicamente hay dos: una es dejar la ruta por donde está pasando actualmente, para lo cual hay que rediseñarla para adecuarla a los flujos urbanos e interurbanos, y solucionar un poco ese efecto barrera que actualmente tiene. La otra alternativa es construir una variante por la zona noreste de la ciudad, en la que habría que desplazar los flujos interurbanos hacia esa variante" explicó ayer Galván, tras las primeras reuniones en torno a la iniciativa.

En relación a los tiempos, fue prudente. "Nosotros sólo haremos una evaluación de alternativas y no el proyecto ejecutivo. Después que se evalúan esas alternativas, si se define conveniente la variante o seguir con la travesía urbana como está posicionada en este momento, se hace un desarrollo del proyecto ejecutivo que no lleva mucho tiempo y puede estar en un período de 3 a 5 meses".

Como toda obra, el tiempo de la construcción es diferente, "porque depende como todo de la financiación, de la decisión política de hacerlo y de un montón de variables para poder llevarlo adelante".

Galván recordó que ya vienen trabajando en materia de seguridad vial. "Esta metodología es usada por nosotros en varios casos y en Ingeniería venimos trabajando en temas de seguridad vial y proyectos de infraestructura, como por ejemplo en este momento lo hacemos como inspección en la Autovía de Ruta 226. Trabajamos sobre este tipo de temas y las metodologías las hemos usado", reseñó.

La posibilidad de

diseñar sin correr

Al evaluar las alternativas de rediseño de la actual traza, sin correr la Ruta 226, el ingeniero indicó que "la posibilidad de una autovía elevada tendría cierta dificultad constructiva y de un montón de variables ambientales. De cualquier manera, lo que sí estamos pensando en el desarrollo de la travesía actual es como mínimo darle la seguridad a los módulos mas vulnerables, que en este momento no tienen o lo tienen en cierto grado".

En tal sentido, reforzó: "Nosotros hicimos el estudio de movilidad de Tandil en su momento y notamos los puntos críticos, donde gran parte de esos puntos se posicionaban sobre la ruta, una cuestión lógica porque es muy difícil direccionar los flujos de peatones y ciclistas que cruzan la ruta".

Por ello, destacó que allí radica "uno de los desafíos más importantes: ver cómo se puede trabajar sobre la ruta actual, para que se le pueda proveer de mayor seguridad a peatones y ciclistas. Esto hace lógicamente que son los flujos interurbanos los que pierden tiempo, por decirlo de alguna forma al cruzar la ciudad, y entonces esos cruces son los más costosos".

Hay distintas posibilidades, entre ellas la semaforización, una serie de nuevos diseños que generen "una seguridad mayor".

Participación ciudadana

Sobre la alternativa de traslado, Galván aclaró que "ése es uno de los temas que tenemos que recorrer y empezar a trabajar, para determinar cuál es la posibilidad, por dónde puede estar la variante, de dónde a dónde tiene que ir para poder dejar a la ciudad sin los flujos estos interurbanos y ése es justamente uno de los trabajos que hay que realizar en el corto plazo".

Por último, el ingeniero destacó que "este trabajo también tiene una etapa participativa y por lo tanto los actores que por lo menos tienen intereses o por lo menos quieren hacerlo, tendrán algunas reuniones para que la ciudad opine también que piensa sobre esto".

"Vamos a ser respetuosos"

Consultado al respecto, el secretario de Planeamiento y Obras Públicas del Municipio Mario Civalleri reiteró la expectativa que existe respecto al proyecto.

"Lo primero que a uno se le ocurre obviamente es correrla de lugar, pero hay otras técnicas donde quedando la ruta allí podría lograrse una mayor integración. A priori, en lo personal soy partidario del corrimiento por cuestiones de tipo social, pero vamos a ser respetuosos del estudio y ver cuál es la evaluación económica de las alternativas, porque vamos a tener una herramienta para decidir una de las obras que van a marcar la historia de la próxima década" señaló ayer.*

Comentá la nota