El proyecto para hipermercados va al recinto pero podría ser vetado

Los concejales de la oposición no atendieron las objeciones legales y técnicas y dieron vía libre al expediente que limita la instalación de mini, maxi, súper e hipermercados. El oficialismo sostuvo la propuesta elevada por el intendente.
Cinco concejales de la oposición impusieron ayer su fuerza numérica para aprobar en la comisión de Legislación el proyecto que regula la radicación de mini, maxi, súper e hipermercados en el Partido de General Pueyrredon, ratificando algunas de las controvertidas disposiciones mediante las que se establecen fuertes restricciones para la actividad.

De este modo el texto obtuvo el despacho definitivo de las comisiones y quedó en condiciones de ser incluido en el orden del día de la sesión plenaria del próximo jueves. No obstante, el evidente desacuerdo que existe en el gobierno municipal con algunas cláusulas, hace suponer que si se convierte en ordenanza podría ser vetado de manera parcial por el Ejecutivo.

La iniciativa tuvo su orígen en una propuesta elevada hace meses por el intendente Gustavo Pulti quien, en su momento, planteó dividir a General Pueyrredon en cuatro zonas, para que dentro de cada una puedan ser habilitados comercios del rubro de hasta un máximo de superficie.

Sin embargo el texto recibió numerosas modificaciones, en especial en la comisión de Obras, donde la oposición incluyó una serie de artículos controvertidos. Mediante uno de ellos se imponen distancias mínimas, para evitar que cualquier nuevo local de rubro que supere los 191 metros cuadrados se instale a menos de 300 metros de otro ya existente.

Pero la disposición más polémica tiene que ver el "coeficiente de saturación". Este concepto es el que menos agrada al Ejecutivo y en consecuencia, al bloque de Acción Marplatense, que durante todo el trámite en las comisiones, intentó sin éxito que fuera retirado.

Pese a que la semana pasada hubo un crítico dictamen de la Secretaría en lo Legal y Técnico respecto de la aplicación del coeficiente de saturación -cuestionando la legalidad y la razonabilidad de la medida- igualmente ayer los bloques de la oposición se alinearon para sostenerlo.

La UCR, la Concertación Plural y la Coalición Cívica, recurrieron ayer a argumentos políticos para defender al artículo, sin dedicarle demasiado espacio a las razones legales por las que, el área jurídica de la comuna, puso en duda la viabilidad de la medida.

El coeficiente de saturación -que ya se aplica en Rosario y en algunas localidades de España- es un índice que resulta de dividir a la cantidad de habitantes del distrito por 8, estableciendo el total de metros cuadrados habilitables para todos los mini, máxi, súper e hipermercados que funcionen en locales superiores a los 191 metros cuadrados. De este modo, se crea un "cupo" total de superficie para desarrollar la actividad válido en el partido, por lo que, una vez que se alcance esa cifra, no podrían habilitarse nuevos establecimientos, generando un paraguas protector sobre el comercio ya instalado.

Este punto divide claramente las aguas entre Acción Marplatense y la mayoría de los bloques opositores, lo que quedó otra vez en claro ayer durante la reunión de la comisión de Legislación, donde hubo un pequeño grupo de trabajadores de supermercados Toledo como testigo del debate.

Aguas divididas

El concejal Leandro Laserna (AM) fue quien defendió la postura del oficialismo, utilizando para ello las objeciones que días atrás formuló Legal y Técnica sobre la inconveniencia de poner en práctica un coeficiente de saturación. Sostuvo que, tal como ya adelantó el área jurídica del Ejecutivo, el municipio se excedería en sus facultades para regular la actividad y sostuvo que, lejos de crear una protección sobre el pequeño comercio local, a la larga, terminaría "generando el efecto adverso". Citando algunos párrafos del informe elaborado por letrados de la comuna, explicó que al existir un cupo para la actividad no podrían ingresar competidores, con lo que se correría el riesgo de que los que ya están radicados en la plaza local se alíen o se fusionen provocando monopolios, concentración del mercado y control sobre la fijación de precios.

Incluso dejó en claro que la medida elevaría el valor de venta de las empresas ya instaladas en la ciudad. "Si las multinacionales llegan a tener la decisión de comprar pagarán un peso más y el comercio local quedará en manos de cadenas extranjeras", advirtió.

Por otra parte Laserna defendió al proyecto que había propuesto el jefe comunal, explicando que en contiene claras medidas en favor del comercio local, tales como obligar a los hipermercados a radicarse fuera del ejido.

En tanto que el concejal de la Concertación Plural Diego Garciarena, rechazó algunas de las objeciones hechas por Legal y Técnica contra el coeficiente de saturación, asegurando que si la Municipalidad tiene el poder de otorgar o no habilitaciones, también puede fijar bajo qué condiciones puede hacerlo. "Este proyecto tiene el objetivo de defender al comercio local y esa es nuestra decisión política", afirmó. Por su parte el radical Rizzi también reivindicó la facultad del municipio para regular al comercio y advirtió sobre el riesgo de que empresas del rubro de gran escala "devoren a las más pequeñas" por lo que también votó a favor del proyecto de la oposición, junto a sus compañeros de bloque, Verónica Horquebié y Nicolás Maiorano. En tanto que Leticia González, de la Coalición Cívica, dijo que al propuesta tiende a promover "el desarrollo local", aseveró que existen "razones políticas" para ello y destacó que, tras un largo debate en las comisiones, el texto que se terminó aprobando es el que respalda la mayoría. De este modo, la iniciativa recogió 5 votos a favor, mientras que Acción Marplatense decidió votar, en minoría, el proyecto que originalmente había elevado el intendente. Por su parte Viviana Roca, del Frente para la Victoria, se abstuvo por estar en desacuerdo, tanto con las distancias mínimas como con el coeficiente de saturación. Según Roca, estas "medidas son serias y se deben adoptar en base a estudios serios" por lo que pidió que sea creado un observatorio comercial dentro de la comuna, capaz de brindar datos fehacientes y consistentes sobre la actividad.

Comentá la nota