Proyecto para avanzar en la producción de biodiesel

El acuerdo contempla obtener ese combustible a partir de aceite vegetal. Un grupo de estudiantes del Centro Educativo Rural aprovechó la ocasión para pedirle a Rosso que apoye un proyecto similar que desarrollan desde el año pasado.
El miércoles, la Municipalidad firmó un convenio marco con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) referido al Programa 3R y el protocolo adicional del proyecto para la transformación de aceite vegetal usado en biodiesel.

El acto, realizado en el Teatro Municipal Trinidad Guevara, fue encabezado por la intendenta Graciela Rosso y el coordinador ejecutivo para el Desarrollo Sostenible, la Planificación Económica Ambiental y Desarrollo de Energías Alternativas, Nicolás Scioli. También estuvieron presentes diferentes autoridades del ámbito municipal.

Los objetivos del convenio plantean "lograr la participación de la comunidad en planes y programas de educación formal y no formal para las diferentes etapas de gestión de los residuos urbanos, y la formación de niños y jóvenes en el espíritu de buenas prácticas ambientales como agentes multiplicadores para el cambio cultural".

El acuerdo también propone "la prevención y la minimización de los impactos ambientales negativos, producto del manejo de los residuos, la sensibilización de la población respecto a las conductas positivas en relación al ambiente". Por otra parte, las promesas planteadas a partir de la firma del protocolo apuntan a "incorporar progresivamente la separación en origen del aceite vegetal usado para su posterior reciclado".

Según la gacetilla redactada por la Dirección de Prensa Municipal, esa situación se debe a la actual falta de acciones respecto de la disposición final de ese producto que genera serios problemas ambientales: "Su vuelco a la red cloacal contamina los cursos de agua, tapona las cañerías, e incluso, al ser reutilizado en la preparación de alimentos, constituye un serio problema de salubridad".

En Luján, los centros de acopio serán el Taller Protegido Municipal y el Centro Educativo Rural de la localidad de Cortínez. Por su parte, muchos establecimientos del sector gastronómico se sumarán al proyecto mediante el aporte del aceite usado que genera su actividad.

LAS PALABRAS

Concretada la firma de los documentos, la intendenta Rosso aseguró que "esto tiene que ver con el medio ambiente y con el uso racional de las tecnologías para mejorar nuestra calidad de vida. Estamos trabajando con la Provincia y la Nación en pos de conseguir una relación distinta respecto al impacto ambiental que causan las industrias en nuestro territorio".

Rosso también se refirió a la necesidad de concientizar acerca del tema, sobre todo a los jóvenes: "Ellos nos tienen que ayudar a los adultos a cumplir con estas pautas, porque los chicos tienen más predisposición para absorber los nuevos conocimientos y a cumplir con las normativas".

Por su parte, Scioli explicó que "este plan busca, a través de la capacitación a docentes, llegar a los más chicos para que, a su vez, sean ellos los que concienticen a los más grandes, porque sabemos que a los adultos nos cuesta mucho más cambiar hábitos y conductas".

"Se siguen incorporando municipios al plan Bio –añadió el funcionario nacional-, ya llevamos 40 mil litros de aceite recuperados. Cada 1,25 litros que se reciclan tenemos un litro de biodiesel, combustible mucho menos agresivo con el medio ambiente", agregó el funcionario.

Scioli también detalló que el biodiesel representa una fuente de energía renovable y se generará en plantas que posean las habilitaciones correspondientes para llevar a cabo esta actividad.

OBJECIÓN

Si bien desde el municipio se habla de "falta de acciones respecto a la disposición final" del aceite usado, el Centro Educativo Rural de la localidad de Cortínez trabaja en el tema desde el año pasado, cuando la gestión actual estaba lejos de cualquier acuerdo a nivel provincial.

Como en su momento informó EL CIVISMO, el proyecto del establecimiento educativo abarca no sólo la recolección del líquido sino también la producción de biodiesel.

La iniciativa tuvo tan buenos resultados que el combustible obtenido fue empleado para el funcionamiento de un tractor y algunos vehículos del personal.

Sin embargo, existe un problema legal referido a las normas de seguridad del establecimiento donde se desarrolla la producción. En una primera instancia, la intendenta Rosso prometió un subsidio municipal para dicho proyecto. A pesar del anuncio que la jefa comunal efectuó durante una visita al Centro Educativo Rural, cuando desde la escuela intentaron gestionar la autorización provincial a través del municipio, los funcionarios locales de las áreas comprometidas no brindaron su apoyo a la propuesta por considerar que una planta de esas características no puede funcionar en una institución educativa. Como contrapartida, la iniciativa fue declarada de interés municipal por el Concejo Deliberante.

Al finalizar el acto del miércoles, un grupo de estudiantes del Centro Rural explicó estas cuestiones a Rosso, mediante la lectura de una carta donde plantean la necesidad de aprovechar el trabajo realizado: "Teniendo gran parte del camino recorrido, nos da la sensación de que empezamos de cero. Porque al armar el circuito de recolección, el dar charlas a las escuelas, el hacer notas para los diarios, el buscar gente para que colabore y por sobre todo concientizar a la gente, es parte de todo lo que ya hemos hecho y sería más beneficioso para ambas partes si adaptáramos lo que tenemos nosotros a lo que quiere hacer el municipio junto con la Provincia".

Comentá la nota