El proyecto para aumentar ediles en Santa Fe, a extraordinarias

El gobernador Hermes Binner decidió incorporar al temario de sesiones extraordinarias el proyecto del diputado radical Darío Boscarol que propone elevar en 4 el número de concejales de la ciudad de Santa Fe, que actualmente tiene 13 miembros.
El tema no ha generado menos disputa que otros de los que figuran en la nutrida agenda de negociaciones entre oficialismo y oposición. Diputados y senadores del peronismo ya han anticipado su voto contrario a la iniciativa. "Quieren aumentar el número de ediles en Santa Fe para que el intendente (Mario) Barletta tenga mayoría; pero no en Rosario porque (Miguel) Lifschitz ya tiene la mayoría", razonó ayer el diputado Luis Daniel Rubeo del Frente para la Victoria.

Para el titular del bloque de diputados del justicialismo "es muy poco serio lo que quieren hacer, en realidad habría que discutir un reforma integral de la llamada Ley Borgonovo, pero no hacer una cosa como la que proponen", dijo Rubeo a Rosario/12 en referencia a la normativa que rige en la provincia desde hace seis años.

Un año después de diciembre de 2001 con la caída del presidente Fernando De la Rúa, los muertos por la represión y al calor de aquella "renovación" de la política pedida al grito de que "se vayan todos"; en Santa Fe se decidió que los concejos municipales de las dos principales ciudades (Rosario y Santa Fe), no sólo no podían seguir creciendo en número de miembros sino que tenían que rebajar la cantidad de bancas. Así, se votó la ley 12.065 que modificó la ley Orgánica de Municipios y Comunas para dejar al Concejo Municipal de Rosario con 22 ediles y al de Santa Fe con 13. Ley que es conocida por el apellido de Esteban Borgonovo, el funcionario del gobierno de Jorge Obeid que llevó adelante el proyecto a pedido del Ejecutivo de entonces.

El senador Ricardo Spinozzi (PJ) también calificó al proyecto de Boscarol como "una locura en una provincia donde hay dos ciudades de la misma categoría plantear una situación distinta en una que en la otra. Si a ese pedido se suma un aumento de concejales para Rosario, estaríamos en condiciones de discutirlo, de lo contraio, nos parece un mamarracho", aseguró el jefe de la bancada peronista en el Senado.

Los legisladores peronistas de Rosario -a diferencia de Spinozzi- prefieren no sumar argumentos al oficialismo estableciendo una discusión entre ambas ciudades que, además, pueda acarrear costos políticos innecesarios en un tema que es tan sensible para la población como aumentar la cantidad de cargos electivos. Pero reconocen en privado que "si Santa Fe está pidiendo 4 concejales más, habría que solicitar por lo menos 8 para Rosario", pero enseguida aclaran que "esa no debe ser la discusión y menos para que sea abordada en un período como el de las sesiones extraordinarias porque hay apuro para que se incorporen estas nuevas bancas a la elección del año próximo", explicaron las fuentes que fueron consultadas por este diario.

Es que en realidad, la Ley Borgonovo y Borgonovo mismo han sido duramente criticados en los últimos años. En general, porque se argumenta que la reducción de concejales rosarinos y santafesinos era parte de una reforma política mucho más integral que sólo se quedó en ese aspecto. Pero en el fondo, todos saben que aquella reducción del número de ediles en las dos principales ciudades de la provincia, no cayó del todo mal en el electorado y que ahora sería muy difícil tener que sostener que es necesario reponer algunas de las bancas perdidas.

Comentá la nota