Proyecto Padres se opone a la despenalización del consumo

Rechazo. La ONG señaló que la Argentina en general y Santiago, en particular no están preparados para todas las cuestiones accesorias que implica la no sanción de los consumidores.
La polémica por la despenalización de la tenencia de drogas para consumo se instaló en nuestra provincia. Mientras que desde el gobierno central las opiniones a favor de la despenalización se multiplican, en Santiago del Estero desde algunos sectores civiles ya comenzó a hacerse sentir el rechazo.

“Para nosotros sería, sin lugar a dudas, un grave error”, sentenció Néstor Flores de Proyecto Padres. Para esta agrupación, que luchó para que los locales bailables tuvieran un horario de cierre y para que hubiese mayores controles, en lo que respecta a la venta de alcohol, los trascendidos sobre el tema generaron malestar.

“La Argentina en general y Santiago del Estero, en particular no está preparados para acceder a esa situación en la que cada uno pueda elegir consumir o no consumir drogas”, señaló Flores.

Sostuvo que “son de público conocimiento las terribles situaciones por las que pasan los chicos cuando caen en el flagelo de las drogas”. Además indicó que no sólo los consumidores sufren con la adicción a las drogas, sino que también las familias se exponen a escenarios muy complicados, “cuando un joven de la casa tiene un problema con alguna adicción”.

“No puede aceptarse el consumo, porque nace de un hecho ilícito como es la producción de las drogas, además hay un línea muy fina entre la cantidad que es para consumo y la que es para las ventas y eso es algo muy importante”, argumentó el representante de Proyecto Padres.

Pese a las críticas, Flores sostuvo que está de acuerdo con que se haga una distinción entre los consumidores y aquellos que comercian con drogas. “El adicto es una persona enferma a la que hay que defender y cuidar para que se recupere de esa situación, en cambio el que distribuye drogas es otra cosa hay que actuar con todo el peso que la ley nos permite”, aseguró.

Desde la ONG, Flores explicó que en la actualidad, los consumidores no son encarcelados por consumir estupefacientes, “son en todo caso retenidos y puestos a cargo de un juez que quien ordena que sea atendido clínicamente”, y señaló que si se despenaliza el consumo esa situación dejaría de existir.

LA TRASTIENDA

El titular de Proyecto Padres, Néstor Flores, consideró que es necesario el desarrollo de más y mejores centros de recuperación para los adictos a las drogas. “En el país hay muy pocos clínicas de tratamiento”, señaló.

La polémica se instaló a mediados del 2008 cuando la Cámara de Casación bonaerense sobreseyó a un joven que había sido sorprendido con una escasa cantidad de marihuana, por considerar que la tenencia no es punible cuando “no se efectúa públicamente ni se incita a terceros a consumir”.

Comentá la nota