Un proyecto integral por $ 55 millones

Dos firmas de Chubut ofrecen construir tres plantas de separación y una de disposición.
La discusión acerca de cómo abordar la gestión de los residuos despertó el interés de empresas foráneas con experiencia en la problemática. De hecho, a manos del presidente del consorcio, Ramón Santiago Cano, y del intendente de la capital, Domingo Amaya, ya llegó una carpeta con una propuesta concreta de capitales chubutenses.

Una Unión Transitoria de Empresas (UTE) formada por Fabri SA y Aldo Malaspina SRL presentó una oferta, en el marco de la Ley de Iniciativa Privada (Nº 6.705). Los empresarios ofrecen asumir el diseño y la construcción de tres plantas de separación y transferencia de la basura y de un centro de disposición final para el depósito. A su vez, proponen hacerse cargo de la operación y del mantenimiento de las plantas y del centro de disposición durante 18 meses, "con posibilidad luego de construir un nuevo centro", ya que ese es el tiempo que, estiman soportará la capacidad "volumétrica" de las celdas.

En la propuesta, a la que tuvo acceso LA GACETA, plantean un trabajo de lunes a sábado y que, al finalizar la recepción diaria de los residuos, se efectuará una cobertura de suelo seleccionado compactado con el objetivo de evitar la proliferación de vectores, olores y voladura de los desechos. Incluso, el plan de las empresas chubutenses contempla la realización de tareas periódicas luego del cierre de las celdas, como la generación de biogas. La inversión estimada del proyecto de construcción es de $ 55 millones (IVA incluido) y la empresa ofrece acceder a financiación. "Para la operación se estima una tarifa de $ 150 por tonelada de residuos procesados.

"Yo fuí franco con ellos, les dije que se va a evaluar su propuesta", respondió Cano cuando se le consultó por el proyecto.

Comentá la nota