El proyecto de ley de financiamiento educativo en manos del gobernador

El gobierno ya tiene prácticamente listo el proyecto de Ley de Financiamiento Educativo que girará a la Cámara de Diputados, y con el que se pretende reglamentar y asegurar el cumplimiento de la cláusula constitucional que establece que el Estado provincial debe destinar al menos un tercio de sus recursos al sistema educativo.
El ministro de Educación, Francisco Romero, en declaraciones a FM Universidad, dijo que "el gobernador tiene para la firma el proyecto de ley de financiamiento educativo provincial, que prevé el presupuesto de 1.860 millones para 2010, un presupuesto para 2011 estimativo, y lo bueno es que plantea la reglamentación precisa del artículo 83 de la Constitución, para que nunca más el Estado deje de invertir, al menos como piso, el 33% (de sus ingresos) para Educación. Hoy estamos en el 37%", comentó.

No sólo salarios

El funcionario dijo que el proyecto también precisa las fuentes de financiamiento y los modos de inversión, junto con las metas de escolaridad y escolarización para los distintos niveles y modalidades "para que no sólo aparezca un solo actor, el docente, y una sola meta, la recomposición salarial".

"Es una ley que, por ejemplo, plantea en dos años la construcción, ampliación o refacción completa de 150 edificios escolares, alcanzar en tres años la meta de 200 escuelas de jornada completa y extendida. Es decir, metas muy concretas, como la de lograr en cinco años que el Chaco sea libre de analfabetismo", indicó.

"Estamos muy entusiasmados, porque es un instrumento que nos puede permitir el seguimiento, a toda la sociedad, sobre lo que se dice", sostuvo. El ministro dijo que habló con los jefes de las bancadas parlamentarias y que en principio no habría inconvenientes para la sanción de la norma. "Tenemos que encontrar a la educación como a la razón de Estado capaz de unirnos a todos los chaqueños, con una mentalidad de largo plazo. En eso tiene que haber mucha grandeza para lograr grandeza. Yo confío en que se pueda lograr", afirmó.

El año del aula

Recientemente, Romero dijo que espera que 2010 sea "el año del aula", y explicó que el concepto se refiere a que "no hay mayor obligación de todos los actores de la comunidad educativa que la de brindar todos sus esfuerzos para que el aula, durante 180 días de clases, sea el principal objetivo a mejorar".

Para eso, dijo, se reforzará el sistema de becas "para que los estudiantes sientan que deben estar en las aulas", y comentó que también se analizan "diferentes formas de trabajo con los docentes, para que no tengamos que discutir en febrero".

En ese punto dijo que la reforma del nomenclador se puede lograr "con un esfuerzo de la provincia y la nación, con un monto estimativo de entre 45 y 50 millones para aplicar una primera etapa de modificación del nomenclador, que beneficiará a más del 60% de los docentes". El martes, todos los sindicatos estarán en el ministerio para acordar una propuesta en ese tema.

Romero dijo que luego de que se presente la ley de financiamiento, se formulará la propuesta concreta de recomposición salarial para los docentes en 2010. "Es decir que pusimos todas las cartas sobre la mesa, pero no vamos a avanzar en una sola propuesta, de atender sólo lo salarial, que es muy importante, sino que vamos a plantear un pacto educativo que permita que el gran objetivo sea estar en el aula. Y para eso hay que atender los derechos de los estudiantes y de los padres, y hay que hablar de calidad educativa", expresó.

El nuevo paro

Luego opinó sobre el paro docente del miércoles, que se hizo por el tratamiento de la cuestión previsional en la Legislatura, asunto que finalmente no se trató, por lo que la huelga, que incluyó una movilización con muy poca gente, careció de sentido. "Se ha instalado, en cierta dirigencia gremial, una cultura del paro como unica herramienta de resolución de los problemas", analizó.

"Lo inaudito es que esto suceda por temas no vinculados estrictamente a lo educativo, cuando se asiste ya a cinco reuniones de diálogo específico de activación de la Comisión de Política Salarial, donde estamos llegando a acuerdos y hay propuestas concretas", añadió.

El ministro recordó que en su caso "se me recibió con un paro anunciado una hora antes de asumir, así que hay una inercia, una mecánica de que (el paro) es la única manera de reclamar, dentro de una lógica de todo o nada. Hay un apoyo muy importante de la comunidad educativa, para dejar la cultura del ‘vengo a demandarte todo’, con una cultura que se integre con el ‘vengo a ofrecerte esto’. Si no atendemos la calidad educativa, va a llegar un momento en que el trabajador de la educación va a desconocer que su herramienta de trabajo es el conocimiento, y que a ese conocimiento se lo defiende con formación y en las aulas".

Por eso dijo que "sería bueno que buena parte de los reclamos de los docentes sean por una mejor formación docente, por mayor capacitación, por mayor dedicación. Eso no parece estar en la agenda de ciertos sindicatos. Yo los respeto mucho, pero voy a tener la firmeza necesaria para restituir una autoridad para defender los derechos de estudiantes y padres, y si esta es la respuesta, la respuesta del ministerio será descontar. Y así como descontaremos, premiaremos a los estudiantes y a los docentes que asisten a clases para transformar la realidad áulica".

"Vamos a ser inflexibles con los días no trabajados", advirtió, y explicó que en el conflicto de esta semana ni siquiera se podía apelar a la conciliación obligatoria, porque el paro sindical no tenía nada que ver con la cuestión educativa en sí.

Con las iglesias

El ministro habló luego de su encuentro con sectores vinculados a las iglesias de distintos credos que hay en el Chaco, y dijo que la reunión se organizó "para que se tenga muy en cuenta el mundo de los valores en el Congreso Educativo Provincial, donde es importante la visión humanística en la formación del ciudadano".

"La transforamción del habitante en ciudadano se produce cuando en la mediación hay una preocupación por la formación integral de lo que se llama la alfabetización cultural. Está el analfabeto a secas; el analfabeto funcional, que deletrea pero no sabe leer y escribir; y está también el analfabeto cultural, que no puede hacer su transformación de habitante a ciudadano, el que no puede comprender su realidad porque no se preocupa por los otros y sólo se mira al ombligo, es individualista", dijo.

"El mundo de los valores lo debemos considerar para plantearnos qué clase de ciudadano necesita el Chaco para desarrollarse. La provincia puede ser tan grande, desarrollada y sustentable, como grande, desarrollada y sustentable sea su propuesta o proyecto educativo", agregó.

Comentá la nota