Proyecto de energía solar local premiado

Proyecto de energía solar local premiado
Un grupo de jóvenes profesionales busca calentar agua de manera alternativa. Recibieron $30.000.
Un grupo de ingenieros fue premiado por su desarrollo científico aplicado a la energía solar. El programa de Área de Responsabilidad Social Empresaria del banco Patagonia otorgó 30.000 pesos a los jóvenes profesionales por su trabajo. Ya habían llegado a la final del concurso del Intel en América latina.

Los representantes del proyecto trabajan en la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y denominaron Energe a la idea de producir colectores de energía solar para conseguir agua caliente de uso doméstico. En el 2007 comenzaron a gestar la idea de ofrecer un producto concreto que sirviera al público en general que quiere aprovechar la energía renovable que proviene del sol.

Alexis Atem es ingeniero industrial y uno de los tres profesionales que integran el proyecto. Explicó que esta energía se puede aprovechar de dos formas. Por un lado, para generar electricidad por medio de los paneles fotovoltaicos, y por otro lado, de manera térmica.

La función de los colectores es calentar agua para sustituir a los calefones o termotanques normales. Esto traerá la ventaja de no consumir ningún combustible no renovable como gas, leña o energía eléctrica de red.

Los otros dos ingenieros que trabajan con Atem -Sebastián Pérez y Leonardo Scollo­- también pertenecen al área de la investigación de la UNCuyo.

El proyecto forma parte de un programa de la institución denominado Incubadora de Empresas, para que los profesionales reciban el apoyo de la universidad. Si bien sólo figuran tres personas en el proyecto, el ingeniero Atem aseguró que hay mucha gente detrás de todo el trabajo y que desde el Gobierno no reciben ningún apoyo económico.

Hace poco percibieron 30.000 pesos tras ganar entre otros proyectos de jóvenes emprendedores de entre 26 y 28 años, que está dirigido al aprovechamiento de energías renovables. "Con este premio pensamos concretar el segundo paso, que es la comercialización, la difusión y la capacitación de la gente para que pueda instalar este sistema", comentó Atem.

Lo que han desarrollado hasta ahora es generar proveedores para que se fabriquen en la provincia los colectores de energía solar. Actualmente hay 30 proveedores trabajando y el producto ya se está comercializando, pero el costo es muy elevado. Hoy cuesta alrededor de 2.000 dólares un equipo importado, mientras que uno realizado en la provincia vale 1.500 dólares.

El artefacto sirve para ahorrar 80 por ciento del gas consumido y tienen vida útil de 30 años, mientras que los termotanques tienen siete años de utilidad. "Un equipo de estas características se puede aplicar en las industrias conserveras o vitivinícolas, pero también se puede usar para la calefacción de viviendas como losa radiante", explicó el profesional.

A nivel mundial, estos equipos tienen una gran demanda, no sólo por el ahorro energético, sino también por la diversidad de legislaciones que apoyan la iniciativa en defensa de la contaminación que producen los combustibles fósiles. "Estos medios generan el cambio climático. Por otro lado, los costos de los combustibles líquidos son altísimos. En cambio, los colectores tienen seguridad energética, porque al sol lo tendremos siempre. En todos lados han apostado muy fuerte a esto. Queremos que sea un producto que entre a cualquier domicilio que quiera acceder a la energía renovable", comentó Atem.

Si se logra producir en serie, el ingeniero asegura que se reducirán los costos, tanto para fabricarlos como para la comercialización final. "Queremos ser pioneros conformando un equipo que cumpla con todos los estándares de calidad gracias a la colaboración del INTI", concluyó el científico.

El dinero ayuda a que un sector que viene siendo marginado financieramente pueda tener su espacio./F.L.

Comentá la nota