Proyecto busca proteger edificios antiguos amenazados por demoliciones

Estarán incluidas las construcciones aprobadas antes del 31 de diciembre de 1941. Está relacionado con la conservación del espacio público y el patrimonio arquitectónico
La Legislatura porteña tratará sobre tablas un importante proyecto de ley que protege de una eventual demolición a edificios con potencial valor patrimonial de toda la ciudad, un permanente reclamo de numerosos vecinos.

La iniciativa pertenece al diputado macrista Patricio Distéfano y prevé que, a partir de la entrada en vigor de la norma y hasta el último día de 2010, no pueda demolerse ningún inmueble con planos aprobados antes del 31 de diciembre de 1941.

El diputado destacó su intención de que, antes de que finalice 2010, el Poder Ejecutivo confeccione un catálogo de edificios emblemáticos y que la inclusión en él impida demolerlos de por vida.

La fecha del año 1941 como corte fue determinada porque la mayoría de los pedidos de catalogación efectuados hasta el momento corresponden a edificios anteriores a esa fecha y porque los materiales utilizados en la construcción fueron de alta calidad hasta ese año, ya que luego ocurrió la crisis como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

Si prospera la iniciativa la ley extenderá la protección con el que ya cuentan los edificios representativos de un amplio sector ribereño, que incluye parte de La Boca, Puerto Madero, Retiro, Recoleta y Palermo.

Fuera de ese polígono, actualmente hay que sancionar una ley por cada edificio que se quiere conservar. Con esta iniciativa general, todos los anteriores a 1941 quedan protegidos de una demolición sin autorización.

Según estimaciones del autor del proyecto, sobre relevamientos de la Subsecretaría de Planeamiento Urbano porteña que midieron la cantidad de inmuebles anteriores a 1945, en la ciudad existen unos 90.000 edificios erigidos antes de 1941, que quedarían automáticamente protegidos de una demolición compulsiva según informa el diario La Nación.

La demolición de inmuebles de valor arquitectónico para construir en su lugar edificios nuevos preocupa a los vecinos de varios barrios.

Comentá la nota