Proyecto alternativo sobre el pavimento

Se dispone la realización de la obra y su financiamiento con los fondos nacionales. El Concejo Deliberante tendrá a su cargo el control de una consulta a los vecinos y dispondrá el pago obligatorio parcial sólo si la mayoría está de acuerdo
El bloque de concejales de Acción Comunal presentará en la próxima reunión de la Comisión de Hacienda un proyecto alternativo referido al controvertido tema de la obra de repavimentación de las trescientas cuadras.

Consultado al respecto, el concejal Arnaldo Guglielmetti indicó que "nos parece indispensable que el Concejo Deliberante esté a la altura de las circunstancias y no desoiga los reclamos de un número importante de vecinos que se han movilizado con motivo de este tema. De la calidad de la respuesta que demos, dependerá que la gente pueda seguir creyendo en sus representantes y no descrea de la participación en los asuntos que nos incumben a todos".

Sostuvo que el proyecto "se basa en dos o tres principios básicos. Primero, disponemos la realización de la obra. Nos parece que esto es primordial. Más allá de alguna situación particular con algunas cuadras, no está en discusión que los asfaltos de la ciudad requieren de una urgente intervención reparadora. Segundo, aprobamos el convenio de los fondos nacionales y establecemos que ésta es su fuente de financiamiento. Con estas dos medidas, salvamos el error de no haber dado intervención previa al Concejo, con lo cual se hubieran evitado muchos problemas. Es cierto que algunos pueden pensar que de esta manera convalidamos un proceder que no es recomendable; nosotros no lo estimamos así y hemos decidido privilegiar la seguridad en la realización de la obra".

Cobro

Con respecto al controvertido tema del cobro, Guglielmetti indicó que "nuestro proyecto establece una serie de disposiciones para solucionar lo que muchos consideramos el error fundamental: pretender el pago sin consulta previa. Creemos que las fallas que tiene el registro de oposición a la obra que terminó hacen que no alcance para considerar que todos los afectados han tenido la oportunidad de ser escuchados. Al mismo tiempo, sabemos que aún quienes están de acuerdo con pagar la obra están molestos por la forma en que se ha manejado el tema y se siente, de alguna manera, atropellados en sus derechos como ciudadanos".

Por lo tanto Acción Comunal establece que el cobro "se hará solamente si la mayoría de los frentistas están de acuerdo. Con la próxima boleta de servicios urbanos se deberá comunicar a los inmuebles afectados esta circunstancia, indicándose que si el vecino no está de acuerdo con el cobro, deberá manifestar su oposición en la Municipalidad. Al mismo tiempo, se aclarará que si no concurre se estimará que está de acuerdo. También reglamentamos las características del registro, disponemos un plazo de diez días hábiles para realizarlo y determinamos qué inmuebles no se considerarán para realizar el cómputo de la mayoría (eximidos, inmuebles de propiedad estatal, etc.). Hemos tratado de ser muy claros al respecto, porque la transparencia y la reglas claras son uno de los principales reclamos".

Salida equitativa

El proyecto de Acción Comunal determina que será el Concejo Deliberante "el que certifique el resultado de la consulta y que en caso de que la mayoría de vecinos esté de acuerdo, se procederá a declarar la utilidad pública de la obra y el carácter obligatorio del pago. Los precios y modalidades de pago son similares a los del proyecto vecinalista, pero se ha establecido un costo menor de la financiación en cuotas".

Finalmente, Guglielmetti expresó que "estamos de acuerdo con la creación de un fondo especial con el resultado del recupero, en caso de que produzca. Pero establecemos que será el Concejo Deliberante el que determine las obras a las que se aplicará. Incluso dejamos abierta la posibilidad de que estos fondos sirvan para iniciar prácticas de presupuesto participativo, es decir, que se use en obras que los mismos vecinos determinen. De esta manera, podremos sacar algo positivo de este lamentable proceso. Con este proyecto, Acción Comunal quiere encontrar una salida que sea equitativa con quienes tienen su calle asfaltada porque la han pagado y con el reclamo de los que quieren ser escuchados antes de que se les obligue a pagar. Por otra parte, no podemos desconocer que la obra está iniciada en un alto porcentaje y que esas cuadras tendrán que hacerse sí o sí. Si este episodio nos sirve para evitar errores en el futuro y nos permite profundizar instancias de participación, los reclamos de los vecinos no habrán caído en saco roto".

Comentá la nota