Proyectaron nuevas perforaciones en la mayor reserva de agua dulce.

La primera etapa de estudio sobre la reserva natural insumió 26 millones de dólares. Existen tres excavaciones realizadas en el 2008, en Oberá, Posadas, y Cerro Azul. La de Eldorado aún no está terminada y permanece sin finalizar desde el año pasado.
Mientras en Misiones termina de definirse el lugar para las cuatro nuevas perforaciones del Acuífero Guaraní, esta semana finalizará la primera etapa del proyecto internacional destinado a evaluar la adecuada explotación de esta importante reservar de agua por parte de los cuatro países.

La primera etapa del Programa Acuífero Guaraní (PAG), que insumió US$26 millones de los cuales la mitad corresponde al Banco Mundial, concluirá el 31 de enero. Los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron reeditar la ejecución de un programa por medio del que contratarán equipos técnicos y comprarán maquinaria para explorar y gestionar de manera compartida las enormes reservas de agua dulce bajo los cuatro países.

Según estudios realizados por equipos técnicos de los cuatro países, la extensión del Acuífero Guaraní es de 1,2 millones de kilómetros. Brasil tiene más de la mitad, 840 mil kilómetros. De acuerdo al plan trazado, Uruguay será el responsable de la administración de la sede del programa y Brasil y Argentina invertirán US$90.000 cada uno para contratar equipo técnico.

De acuerdo con el programa, en la segunda etapa está previsto contratar equipos técnicos y comprar maquinaria para explorar y gestionar de manera compartida las enormes reservas de agua dulce bajo los cuatro países.

Uruguay será el responsable de la administración de la sede del programa y Brasil y Argentina invertirán US$90.000 cada uno para contratar equipo técnico.

El Gobierno brasileño creará un comité de monitoreo, el argentino coordinará la información reunida en los estudios, y el paraguayo deberá fusionar las experiencias de exploración del acuífero en los cuatro países.

Proyecto piloto

El primer proyecto piloto que sucederá en Argentina tendrá lugar en Concordia, Entre Ríos. En paralelo, en el Salto de Uruguay se estudiarán aguas termales; en Itapúa, Paraguay, el impacto de la agricultura sobre el acuífero, y en Ribeirão Preto, interior de Sao Paulo, el uso intensivo del agua del acuífero para abastecimiento público e industrial. El país que más utiliza el recurso es Brasil, que abastece con él de 300 a 500 ciudades. Le siguen Paraguay con 200 pozos de perforación para uso humano, y Uruguay con 135, algunos de ellos destinados a la explotación termal.

En la Argentina sólo existen 5 perforaciones termales de agua dulce y una de agua salada, ubicadas en el sector oriental de la provincia de Entre Ríos, y hacia el Oeste se alumbra sólo agua salada termal.

En Misiones

En Misiones, según el director de Recursos Vitales del Ministerio de Ecología de Misiones, Juan Stakievich, existen tres perforaciones realizadas en el 2008: una en Oberá, otra en Posadas y una tercera en Cerro Azul. Están planificados otros cuatro pozos, en lugares que todavía no terminaron de definirse, y un quinto está paralizado en Eldorado desde principio de 2008. Los asesores legales no pudieron avanzar en la elaboración de un nuevo acuerdo con los propietarios de la firma Consultoría Tecnología y Saneamiento Limitada (CTS), encargadas de la perforación que diera inicio en junio del 2005 y luego se resolvió la contratación de la CTS. Antes de comenzar la obra, hubo fuerte advertencias de los socios ante la posibilidad de que fracasara el proyecto que a la fecha está paralizado. La perforación tiene por objetivo dotar y asegurar de agua potable a gran parte de la comunidad.

Una de las cuestiones más difíciles de resolver para los consejeros es si aceptan desmontar las estructuras para extraer los elementos aprisionados o buscar otra forma y no mover la torre que no cuenta con mecanismos hidráulicos.

Comentá la nota