Proyectan reformar Suipacha para que sólo sea peatonal

Habrá bicisenda y se plantarán árboles; Macri quiere desalentar el uso de autos en el centro
Primero fueron Florida y Lavalle. Más tarde, Tres Sargentos y un tramo de Diagonal Norte. Hace muy poco, Reconquista. Ahora el turno le tocó a Suipacha: según un proyecto del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, esa importante calle céntrica se convertirá en peatonal, en toda su extensión, el año próximo. Incluso, tendrá una bicisenda.

Como parte de su programa Prioridad Peatón, el gobierno de Mauricio Macri intentará avanzar así en su objetivo de desalentar el uso del auto en la zona céntrica, un plan que ha tenido muchas marchas y contramarchas.

En el caso de Suipacha, la peatonalización incluiría la ampliación de una de las aceras y la creación de una doble ciclovía, y ya no circularán por allí las dos líneas de colectivos que hoy la recorren (59 y 70). Sólo podrán ingresar los vehículos autorizados, el camión recolector de residuos y las ambulancias.

La obra tendría características diferentes de las de Reconquista. Para reducir los costos, no se nivelarán las veredas con el pavimento, sino que se colocarán postes de hierro que impedirán el paso de vehículos y se hará un cordón especial para delimitar la nueva calzada. El trabajo incluye la reparación de todas las veredas y la colocación o refacción de luminarias y cestos, y el plantado de árboles. "Este proyecto representa más humanización y menos contaminación en el centro de Buenos Aires. De eso se trata la sustentabilidad ambiental", dijo a LA NACION el ministro de Desarrollo Urbano porteño, Daniel Chain. La calle tendrá la medida mínima de ancho que exige el Código de Planeamiento Urbano: 3,50 metros para que pueda pasar un camión de bomberos, una ambulancia o un auto. El ancho actual de la calzada es de 6,19 m.

La vereda de 1,53 metros se ensanchará 85 centímetros. En ese tramo se instalarán cestos y canteros con árboles. "El ensanchamiento se hará con un cordón especial. Lo diseñamos de un modo más económico que el la calle Reconquista [donde veredas y calzada quedaron niveleadas]", explicó Jorge Sábato, subsecretario de Proyectos de Urbanismo y Arquitectura del gobierno.

Sobre las líneas de colectivos, Sábato explicó que sus recorridos serán reubicados por la avenida 9 de Julio, imitando el modelo de Reconquista, en la que el transporte público se redireccionó por Leandro N. Alem.

Según detalló el funcionario, los costos de esta obra no superarán los 4 millones de pesos. "Por cuadra estamos calculando gastar entre 260.000 y 300.000 pesos, en promedio", dijo, y recordó que en Reconquista se erogaron unos $ 900.000 por cada 100 metros. Los trabajos podrían concretarse en cuatro meses, a partir del momento de la adjudicación, que no sería antes de 2010, según estimó Sábato.

Para que la licitación se ponga en marcha, hace falta que la Legislatura apruebe el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Urbano, previsto para el año próximo, cuyo debate legislativo comienza hoy.

"Luego de esta experiencia en Suipacha, queremos continuar en la zona de San Cristóbal, por donde pasan muchos colectivos que afectan a los vecinos. En especial, en Piedras y en Tacuarí", dijo Sábato.

El plan Prioridad Peatón fue diseñado para un área de 220 manzanas, desde Retiro hasta Parque Lezama y desde Paseo Colón hasta la 9 de Julio. Abarca el macro y el microcentro, y el casco histórico. Hoy, en las calles del centro, el 30 por ciento de la circulación corresponde a peatones. Los vehículos ocupan el porcentaje restante. "Lo que pretendemos es revertir esa proporción", explicó Sábato.

Hace poco más de un año, en junio de 2008, el gobierno porteño había anunciado que liberaría de colectivos 35 calles de la Capital. Suipacha estaba prevista para una segunda etapa, pero se decidió adelantar los trabajos, pues no pudieron seguir el ritmo previsto otros que comenzaron, por ejemplo, en Defensa, básicamente por la oposición que expresaron los vecinos.

Marchas y contramarchas

Precisamente, en aquel momento se habían mencionado, además de Defensa, las calles Marcelo T. de Alvear, Güemes, Charcas, Arenales, Paso, Larrea, Ecuador, Venezuela, Moreno, Reconquista, Esmeralda y Piedras como las primeras en las que se concretarían tareas de peatonalización. Pero sólo avanzaron los trabajos en Reconquista y, como se dijo, en Defensa.

Suipacha, Tacuarí, Libertad, Salta, Talcahuano y Santiago del Estero iban a quedar para la segunda etapa. Ante el ahogo financiero actual, en el gobierno estiman que todo el proceso demandará varios años.

En materia de transporte, como en otras áreas, el gobierno de Macri fue variando los proyectos a medida que avanzó la gestión. Al asumir, la prioridad iba a ser la extensión de las red de subtes, luego descartada por falta de financiamiento.

El desaliento del uso del automóvil incluye la creación de nuevos carriles preferenciales en avenidas como Callao, Las Heras, Diagonal Norte y Triunvirato. A Pueyrredón se la transformó en doble mano. Y en el verano podrían hacer lo mismo, por un período de prueba, en la avenida Santa Fe.

La actual administración porteña tuvo varias marchas y contramarchas en materia de urbanización, tránsito y transporte. Entre ellas, el anuncio de la creación de un parque central, en la Recoleta, y de un túnel bajo la avenida 9 de Julio. Pero el primero fue desactivado y el segundo está en etapa de audiencia pública.

Incluso se pensó en hacer correr miniómnibus para conectar la amplia franja que hubiera quedado desactivada al tránsito de haberse creado el parque central, entre la vía rápida Facundo Quiroga y la 9 de Julio.

Hoy, el gobierno de la ciudad apuesta a obras de menor envergadura y costos.

Comentá la nota