Proyectan canteros en avenidas.

En total serían unas 16 cuadras distribuidas entre la 17, la 29 y la 2 • El miércoles se debatirá en una reunión de comisión ampliada • Los ediles reclaman estudios técnicos.
Según se confirmó la semana que pasó, el Ejecutivo comunal elevó al órgano deliberativo un proyecto de ordenanza para construir canteras en tres avenidas de la ciudad. El proyecto prevé que los mismos se construyan a lo largo de 16 cuadras: la avenida 29, de 30 a 40; la avenida 17 desde la 30 hasta la 16 y la avenida 2 entre las calles 39 y la 45.

El proyecto en cuestión se completa con la construcción de 7 mesetas reductoras de velocidad en distintos puntos neurálgicos de la ciudad y la instalación de señalización vertical y horizontal.

La iniciativa la justifican en que las mencionadas arterias serían utilizadas por gran cantidad de vehículos –algunos de ellos de gran porte- y que “en horario pico se producen innumerables infracciones como la utilización de la mano contraria para la circulación a contramano a gran velocidad, el giro en U a mitad de cuadra y situaciones peligrosas por el mal comportamiento de los conductores y peatones que ponen en riesgo la integridad de las personas”, dicen y afirman que uno de los objetos es preservar la integridad de los vecinos con la construcción de estos canteros centrales tal cual ya se hizo en la avenida 29 entre 40 y 42 y en 17 entre 30 y 32.

Reuniones

El edil de la CoPeBo, David Valerga aventuró que era muy posible que se realice una reunión después de la asamblea de mañana para analizarlo en una comisión ampliada.

“Esto se debe realizar así porque las comisiones, tal como lo establece la Ley Orgánica de las Municipalidades, dejan de funcionar legalmente cuando concluye el período anual ordinario de sesiones y para volver a constituirlas se necesita contar con la presencia de la mitad más uno de la totalidad de los integrantes del Cuerpo, es decir necesitamos 10 concejales así que junto al presidente del bloque del Frente, Juan Montoya, con Paola Navarro y los integrantes de la Coalición Cívica hicimos cuentas sobre si para el miércoles llagábamos al número necesario”, explicó.

El concejal también informó que se solicitó un informe técnico de la obra “cómo se hará y de que manera impactaría en la circulación de vehículos y peatones porque se trata de dos de las arterias más importantes que tiene la ciudad así que reitero al menos yo voy a plantear en la comisión la necesidad de tener en nuestro poder un informe fehaciente ya que lo único que tenemos es el texto del proyecto acompañado por unos planitos realizados por la Dirección de Obras donde se detalla el informe acerca de los bulevares pero no se dan precisiones técnicas a través de los respectivos informes de las áreas competentes”, exclamó.

Según Valerga lo más importante es visualizar si en “la práctica se mejorará la circulación, si se disminuirá la velocidad, si los peatones tendrán más o menos dificultades y cómo impactará con las escuelas” y opinó que los vecinos también debían expresarse en esta cuestión: “muchos aun recuerdan como quedaba la 29 hasta hace cuarenta años atrás cuando se encontraban en el medio de la misma la columnas de iluminación que luego fueron retiradas -según dicen- por las dificultades que traía al entonces movimiento peatonal y vehicular”.

En tanto la concejal Débora Lacasa de la CC opinó que “hay que estudiar muy bien cómo se piensa realizar dicha modificación, hay que estudiar cuáles son los fundamentos lo que amerita un estudio técnico ya que –para mí- se va a modificar la estructura de la ciudad”, advirtió.

La socióloga opinó que también hay que tomar en cuento el impacto visual “es decir, en lo paisajístico a mí, por ejemplo, no me gustaría; pero lo más importante es la evaluación técnica”, insistió. A priori adelantó que –según se desprende del plano- en la avenida 17 les podría ocasionar inconvenientes a los ciclistas y/o motociclistas por ser bastante más angosta que la 29.

Apuro

El solo hecho de buscar conformar una comisión ampliada marcaría, en principio, cierto apresuramiento para aprobar este proyecto. En realidad si todos entienden que es necesario realizar estudios y/o consultas, no se entiende la urgencia de reunirse el miércoles como buscando forzar un despacho que fuerce –en definitiva- la aprobación.

Estas cuestiones, por la relevancia que tienen, más que por el costo, ameritaría la participación no solo de equipos técnicos municipales, sino también opiniones de cuerpos colegiados como el de Arquitectos que bien podría dar su postura respecto a este tema.

Es de esperar que la presencia de un año electoral no obligue a que una medida de esta envergadura tenga un paso fugaz por el órgano de debate del gobierno comunal.

Comentá la nota