Provocó cortocircuitos en la UCR la foto con el Socialismo

Es por haber adelantado una alianza entre dirigentes de ambos partidos sin la autorización del Congreso Partidario. Arturo Vera señaló que fue apresurado el acuerdo. Lo mismo dijo el ex presidente partidario Raymundo Kisser.
Luego de que referentes del radicalismo y el Partido Socialista ratificaran la voluntad de confluir en un frente opositor para las elecciones de octubre, desde el centenario partido surgieron las primeras advertencias.

Fue el senador nacional Arturo Vera, quien dijo que si bien “el pueblo en general desea que en octubre haya en el cuarto oscuro una boleta de la oposición unificada, esto nada tiene que ver con un acuerdo electoral que se haga con apuros y sin los consensos políticos necesarios”.

El legislador, aclaró que “el Comité de la Provincia es el encargado de auscultar las opiniones de otras fuerzas políticas y sociales, pero deberá ser el Congreso de la UCR el que en definitiva decida”. “Lo peor que podemos hacer es saltearnos pasos y resolver unos pocos lo que compete al conjunto del radicalismo”, esionó Vera.

“Al congreso se debe llegar con mucha información y diálogo para resolver qué hacer, cómo hacerlo y con quiénes. Cualquier apuro o desinteligencia hará que algún sector del partido, algún sector social o alguna fuerza política se sienta excluida indebidamente”, señaló el federaense.

Para el dirigente, “la sociedad nos está demandando capacidad para construir desde la oposición, circunstancia esta que seguramente exigirá de la UCR la realización de más de un congreso partidario. Para terminar sostuvo que esta “es una sociedad con poca tradición en la construcción de coaliciones”.

“Se han apresurado”

Raymundo Kisser supo que el partido que presidió hasta el año pasado selló su alianza con el PS. “Me llamó la atención. Me parece que se han apresurado en hacer esto”, opinó el referente de Afirmación Radical que hoy reunirá a su sector en Villaguay. Justamente, allí, podría surgir una moción distinta a la “aliancista” para ser puesta a consideración del congreso partidario del 14 de marzo.

“Se han apresurado porque hay opiniones divergentes en el ámbito del partido, hay posiciones distintas, diversas e, incluso, algunas abiertamente en contra de la vocación aliancista que expresa el presidente del Comité”, advirtió Raymundo Kisser. Por otro lado, marcó la necesidad de que en toda estrategia sea incluido el campo como sector.

Fue la primera expresión del ex presidente del la UCR cuando se lo consultó por la decisión del Comité provincial de hacer público y presentar formalmente su acuerdo electoral con el Partido Socialista.

Este sábado, a partir de las 10, en Villaguay, sesionará el grupo que lideró Kisser en la última interna y con el que no logró alcanzar la minoría en la conducción provincial. En el plenario se analizará la posición del sector, Afirmación Radical, respecto de la estrategia de alianzas.

“Vamos a firmar postura, seguramente, porque hay quienes somos bastante exceptivos de estas experiencias de alianzas, salvo que esté planteada una cuestión programática y con proyección de futuro, especialmente hacia 2011”, enfatizó el ex presidente de la UCR que ya ha expresado su opinión en favor de “dejar pasar” el 2009 y consolidar un frente para 2011.

Es probable que en el encuentro de hoy surja una moción concreta de este sector –también el montielismo se ha mostrado reacio a las alianzas como la que se plasmó ayer- para ser puesta a consideración del congreso del 14 de marzo. Será allí, entonces, cuando la idea del frente programático con el PS deba medir fuerzas con quienes resisten la novedad difundida el jueves, en conferencia de prensa.

Caminos

“Una alianza, sólo para amontonar votantes y dirigentes, más en esta elección cuando no hay mayorías automáticas y cada partido obtiene los cargos en función de la cantidad de votos que saque”, afirmó Kisser que, ya más en cálculos estratégicos, sugirió que “la oposición podría ir en tres o cuatro listas y apostar a que tenga un diputado cada sector”.

Un poco pensando en voz alta, sugirió: “A lo mejor, la oposición puede colocar legisladores en distintas boletas. Hay que decir que lo que se está buscando en esta elección es romper la hegemonía de los Kirchner, romper la escribanía del congreso”, encarriló los objetivos a su modo.

Finalmente, el dirigente de Hasenkamp insistió con su idea de mirar al 2011. Y apostó, en cambio, a “dar un trabajo conjunto de la oposición, mientras tanto, y como ya sucede a nivel nacional” tanto en el Congreso de la Nación como en la Legislatura.

Comentá la nota