Las provincias patagónicas siguen con los índices de pobreza más bajos del país.

Las provincias patagónicas siguen con los índices de pobreza más bajos del país.
Si bien en algunas provincias argentinas la pobreza ya alcanza al 50 por ciento de la población, los estados patagónicos continúan teniendo las menores tasas. Según el Instituto Argentino de Desarrollo Económico, en Santa Cruz la pobreza –según datos de 2008– se ubicó en 7,9%, en Chubut rondaría el 9,5% en tanto, en Tierra del Fuego es del 9,9%. En Neuquén, la tasa de pobreza se ubicaría en 24,5%. Le siguen Mendoza 25,1%, La Pampa 27,4%, Entre Ríos 28,1%, Córdoba 28,3% mientras que la medición para la capital de la Provincia de Buenos Aires arrojaría una tasa de 28,9%. En el Caso de Entre Ríos, la medición de pobreza asciende considerablemente si se toma el aglomerado “Concordia”, indicaron.
El Instituto Argentino de Desarrollo Económico comparó sus registros con los del Indec y las direcciones de estadísticas provinciales. Así, en Chubut, según cálculos oficiales, la pobreza es del 4,6%, según el instituto llega al 9,5%. En el caso de Santa Cruz los registros oficiales marcan una pobreza del 3,6 % y los privados del 7,9%.

Más allá de la evaluación positiva de los guarismos de las provincias patagónicas que surge al compararlos con los de otras provincias, el IADER afirmó que la pobreza crónica volvió a instalarse en el país.

En 15 provincias ya afecta al 30% de su población en tanto en 8 jurisdicciones la tasa se ubica arriba de 40%. Según el INDEC, al primer semestre del año el 17,8% de la población vivía por debajo de la línea de pobreza.

EN CRECIMIENTO

“Sin embargo, un simple recalculo en base a niveles de inflación más realistas que triplican a la inflación oficial, eleva la tasa de pobreza del país a 31,5% de la población, 13,7 puntos porcentuales más arriba de la tasa oficial”, se expresó desde el Iader.

“La tasa promedio de pobreza, a pesar de ser muy superior a la que informa el INDEC, esconde la situación crítica que atraviesan algunas provincias. Sincerando la inflación en el interior del país, queda reflejada en las cifras la alta vulnerabilidad social que persiste en muchas regiones”, expresó el informe.

En Chaco, por ejemplo, donde según el INDEC la pobreza al primer semestre se ubicó en 35,4% de la población, tomando una tasa de inflación más realista se elevaría a 49,3%. Es decir, casi la mitad de la población de esa provincia recibe ingresos insuficientes para acceder a una canasta básica. Las provincias más afectadas por la pobreza, además de Chaco, son: Corrientes (con 46,6% de su población en condiciones de pobreza), Misiones (con 46,1%, según medición realizada en Posadas), Santiago del Estero (45,9%), Formosa (45,5%), Jujuy (44,3%), Salta (43,6%) y Tucumán (41,4%), en todos los casos las tasas corresponden a las registradas en la capital provincial.

El Iader indicó que el avance de la inflación en 2008 fue una de las principales causas del deterioro social. El aumento de la pobreza se produjo por el menor poder adquisitivo de la población, el menor crecimiento en la actividad y el parate en la creación de empleo.

Comentá la nota