A qué provincias la Nación dejará emitir bonos

Una ley sancionada en 2003 prohíbe la emisión de bonos provinciales y municipales; sin embargo, la Nación podría utilizar esta restricción discrecionalmente, en función de sus alineamientos o alianzas políticas.
Si en los próximos meses las provincias necesitan emitir bonos, deberían recordar que esta vez chocarán contra un impedimento legal: la última reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, instrumentada por la Ley 25.780, de agosto de 2003, impide expresamente a “gobiernos provinciales, municipales, bancos u otras autoridades” a emitir instrumentos que puedan circular como moneda.

Sin embargo, la legislación vigente no establece ningún tipo de sanción explícita al posible emisor, por lo que queda una brecha abierta para que el gobierno nacional decida tolerar o tratar de evitar la circulación de cuasi monedas, en función del escenario político y económico que deban enfrentar provincias y municipalidades aliadas o adversarias.

Por ejemplo, la reciente emisión de vales en Devoto, pasó casi inadvertida por irrelevante, pese a que ya se violaba esta ley. En concreto, el único resquicio legal que deja la normativa vigente sólo autorizaría la emisión subnacional de títulos de colocación voluntaria cuyo valor nominal mínimo hoy debería ser de al menos 1.001 pesos por título (o “billete”).

¿Cómo evitará la Nación que una provincia que no puede pagar los sueldos se prive de apelar a esta medida extrema? Las autoridades provinciales podrían interpretar cualquier clase de amenaza de represalia, multa o sanción efectiva como un avance inaceptable sobre su autonomía, lo que fácilmente derivaría en una disputa jurídica y política. Una más, de las tantas que se van acumulando. Este sábado se conoció que Santa Fe le iniciará acciones legales al Estado nacional por la apropiación indebida de una parte de la coparticipación federal. Hace unos días, el titular de la Caja de Jubilaciones, Osvaldo Giordano, estimó que “existe el riesgo cierto de que las provincias emitan cuasi monedas” para financiar sus gastos corrientes, debido a la caída de la coparticipación. Giordano remató que las probabilidades de emitir bonos existen en varias provincias, incluida Córdoba, pero que “no sería deseable” que eso sucediera.

Crisis, prohibición y después

Pero, ¿cuál es el marco histórico y jurídico de esta prohibición? Luego de la catástrofe financiera de 2001 y 2002, y la proliferación de 14 cuasi monedas, el gobierno nacional decidió eliminarlas de una vez por todas para terminar con la anarquía monetaria en que reinaba en el país; tras la devaluación y la pesificación asimétrica; además de refinanciar las deudas provinciales, consiguió que se sancionara una nueva ley que reformó la carta orgánica del Banco Central.

Esa ley, en su decreto 30, establece que “El Banco (Central) es el encargado exclusivo de la emisión de billetes y monedas de la Nación Argentina y ningún otro órgano del gobierno nacional, ni los gobiernos provinciales, ni las municipalidades, bancos u otras autoridades cualesquiera, podrán emitir billetes ni monedas metálicas ni otros instrumentos que fuesen susceptibles de circular como moneda. Se entenderá que son susceptibles de circular como moneda, cualesquiera fueran las condiciones y características de los instrumentos, cuando:1) El emisor imponga o induzca en forma directa o indirecta, su aceptación forzosa para la cancelación de cualquier tipo de obligación; o 2) Se emitan por valores nominales inferiores o iguales a 10 veces el valor del billete de moneda nacional de máxima nominación que se encuentre en circulación.” . En este caso el billete es de 100 pesos, con lo cual la emisión mínima debería ser de 1.001 pesos. Dicho en otros términos, si Córdoba quisiera emitir títulos que pudieran circular como moneda, en teoría no podría obligar a aceptarlos a empleados públicos, contratistas o proveedores. Además, no podría emitir bonos por un valor inferior a los 1.001 pesos mencionados. ¿Alguien se imagina a un empleado público aceptando voluntariamente parte del pago de su salario con uno de estos títulos? Toda una complicación logística, económica y política.

No obstante, en plena pelea por los fondos de la Caja de Jubilaciones, la Provincia dejó trascender que estaba dispuesta a emitir cuasi moneda; el gobierno nacional le pegó duro a las autoridades provinciales, pero en ningún momento hizo referencia a esta prohibición vigente desde hace cinco años y medio, pero que en la Argentina parecen una eternidad. Es muy difícil que hoy la Nación esté dispuesta a tolerar un nuevo festival federal de bonos; semejante escenario no sólo le restaría credibilidad ante los mercados internacionales (que es lo de menos) sino que, fundamentalmente, y en la medida en que esos bonos sirvan para dinamizar un poco la economía local, significarían un paso adelante de los gobiernos provinciales hacia una mayor autonomía financiera respecto la “chequera” nacional. Ante esta situación, es de esperar que además de las autoridades del Central, el propio gobierno kirchnerista haga lo imposible para evitar que las provincias lleguen a una tomar una decisión de esta naturaleza; sin embargo, los tiempos se acorta...

Comentá la nota