Las provincias mas dependientes de la Nación, las mas kirchneristas

"Existe una alta correlación entre el porcentaje de votantes que tuvo el partido gobernante con la mayor injerencia de los Estados provinciales en la economía y con la dependencia de estos con el gobierno nacional", dice un informe privado que desgrana el resultado electoral de junio pasado. "A mayor injerencia estatal en la economía y en la vida social más votos sacó el oficialismo", se indica.
Por la Fundación Libertad

Pasada la elección legislativa es posible analizar si existe alguna característica o patrón socioeconómico común entre los lugares donde triunfo el oficialismo y donde este perdió.

Dentro de las múltiples variables analizadas, se puede observar que existe una alta correlación entre el porcentaje de votantes que tuvo el partido gobernante con la mayor injerencia de los Estados provinciales en la economía y con la dependencia de estos con el gobierno nacional.

Por cierto, se correlacionaron los datos de la elección para diputados nacionales con el Índice de Desempeño Provincial, que mide la libertad económica en las provincias partir del análisis de tres áreas de estudio: tamaño del sector público, financiamiento del sector público y empleo público provincial. El índice puede tomar valores de 0 al 10, siendo este último caso el de mayor libertad económica.

A partir de ese estudio resulta una tendencia: a mayor injerencia estatal en la economía y en la vida social más votos sacó el oficialismo. De hecho las dos únicas provincias donde el gobierno superó el 60% de los votos (Formosa y Santiago del Estero) son las dos que exhiben la menor libertad económica.

Más aún en las cinco provincias donde hay una mayor dependencia de los Estados provinciales para con el nacional y mayor participación del Estado provincial en la economía, a saber: Formosa, Santiago del Estero, Jujuy, Chaco y Tucumán, el oficialismo salió primero con un piso en torno al 40% de los votos.

Por el contrario, en las cinco provincias con menor intervención estatal el oficialismo perdió (Capital Federal, Santa Fe, San Luis, Buenos Aires y Córdoba) logrando el mejor resultado en Buenos Aires donde quedó segundo, ya que en el resto se ubicó por debajo del tercero con un porcentaje de votos en el mejor de los casos apenas por encima del 10%.

De esta forma, se observa por un lado una tendencia donde el oficialismo triunfa en aquellas jurisdicciones donde los gobiernos provinciales tienen un mayor peso en la economía de su jurisdicción (medido por la participación del gasto público en el Producto provincial) y en el mercado laboral como empleador (medido por la proporción entre empleados públicos provinciales y la ocupación total).

Por el otro, la victoria oficialista se da también en aquellos casos donde los gobiernos provinciales tienen una mayor dependencia del gobierno nacional, dado el escaso porcentaje de recursos propios de los que disponen.

Y ese es el caso (patéticamente expuesto) de lo que ocurre con La Rioja, donde pese a la resistencia que generan Néstor y Cristina Kirchner, el PJ logró mas del 52 por ciento de los votos, aunque no pudo retener las dos bancas de diputados nacionales en juego.

Comentá la nota