Las provincias agotan los recursos para cubrir el déficit

El conjunto de las jurisdicciones cerraría el año con un rojo fiscal de 16.400 millones de pesos
El déficit fiscal es hoy un fantasma que acecha a casi la totalidad de las provincias argentinas. Muchas de ellas tienen la emisión de cuasi monedas como un último recurso del que podrían echar mano si fallan las otras alternativas que están explorando, como la financiación con bonos o la asistencia de la Nación.

"La mayoría de las jurisdicciones están en situación comprometida desde el punto de vista fiscal y financiero", sostuvo Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal. Según el economista, "hay todo un camino antes de la emisión de una cuasi moneda", que incluye recurrir al banco público de la provincia, la generación de deuda con proveedores y contratistas (como lo hizo Buenos Aires) o la utilización de un fondo anticíclico.

"Cuando ya no tenés más pesos, ahí aparece la necesidad de cuasi monedas, porque no tenés acceso al mercado voluntario de deuda", afirmó. "Hoy varias provincias tienen la cuasi moneda como opción de financiamiento de último recurso."

Un informe de la consultora abeceb.com estima en $ 13.400 millones el déficit primario consolidado de las 24 jurisdicciones para todo el año, que llegaría $ 16.400 millones luego del pago de intereses. Esta cifra es equivalente al 1,4% del producto bruto interno (PBI), un porcentaje incluso mayor al del déficit provincial registrado en 2000.

Buenos Aires es, por mucho, la provincia más comprometida. Según la consultora Economía y Regiones (E&R), el distrito que gobierna Daniel Scioli cerrará el año con un déficit de entre 5600 y 6000 millones de pesos. "Buenos Aires es la más complicada y es la que está tratando de salir al mercado para colocar deuda; ya habló de pagar a los proveedores con bonos, que no es lo mismo que cuasi monedas", recordó Verónica Sosa, de esa consultora.

Otro distrito en problemas es Tierra del Fuego, que consiguió asistencia de la Nación con aportes y anticipos financieros, dijo Sosa. Otros gobiernos provinciales están cubriendo sus déficits con remanentes fiscales de ejercicios anteriores. Argañaraz detalló que otras provincias con situación fiscal delicada son -además de Buenos Aires y Córdoba-, Santa Fe, Mendoza y Catamarca.

En el otro extremo se muestran con situación de equilibrio o un leve superávit Salta, La Rioja, Entre Ríos, Chubut, San Juan y Santiago del Estero, indicó Sosa. La economista agregó que no sería recomendable emitir cuasi monedas en este contexto, "pero es cierto que cuando una toma esa decisión, otras pueden copiarla".

La analista de E&R dijo que la emisión de cuasi monedas puede revitalizar la economía local cuando la cadena de pagos se rompe, que fue lo que ocurrió en 2002 ante la escasez de liquidez. "Pero hoy la oferta de liquidez es alta y la demanda de pesos no alcanza a cubrirla", advirtió.

Según Luciana Díaz Frers, directora del programa de Política Fiscal del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), la emisión de este tipo de bonos "debilita la certidumbre y la credibilidad de las finanzas públicas". Además, destacó, la cuasi moneda "no es tan líquida, no sirve para emitir crédito".

"Es un síntoma de un desequilibrio fiscal que se traduce en una colocación forzosa no voluntaria de deuda -dijo Díaz Frers-. Y obviamente genera descontento entre quienes van a recibir esa cuasi moneda."

Comentá la nota