"La provincia tiene un rojo fiscal fenomenal".

El sábado acompañó la presentación de la lista local del PO que encabeza Rubén Allende. Casas sostiene que "hay un genocidio laboral en curso y se va a profundizar después del 28 de junio". Dijo que la Provincia está atravesando una crisis que conlleva despidos que el gobierno oculta y que ya se está hablando de una cuasi moneda para después de las elecciones. Instó a los pequeños productores agropecuarios a sumarse a la lucha obrera.
Si hay un aspecto que no se le puede criticar al Partido Obrero (PO) es la coherencia de mantener desde su fundación una serie de preceptos. También es cierto que sus detractores atacan esta coherencia aseverando que el partido no ha sabido adaptarse al mundo capitalista, al cual critica férreamente y hasta combate. Lo cierto es que cada dos años en oportunidad de elecciones, ya sean para cargos ejecutivos o solamente legislativos como las serán las del 28 de junio, el PO presenta sus listas, tanto en el ámbito nacional como municipal.

Guillermo Casas acompañó la presentación de la lista del Partido Obrero local que encabeza Rubén Allende.

La presentación de la lista de candidatos a concejales y consejeros escolares del Partido Obrero se realizó el sábado último en la sede de calle 17 de Agosto 140, con la visita del candidato a diputado nacional Guillermo Casas, que integra la lista que encabeza por la provincia de Buenos Aires el dirigente piquetero Néstor Pitrola y Laura Kohn.

En diálogo con Nuevo Día, Casas reivindicó la lucha obrera de los trabajadores, endilgó las culpas de la crisis internacional que afecta al país a los capitalistas, que entiende son los que deben arreglar los desajustes que provoca el sistema. En cuando al conflicto del Gobierno nacional y provincial con el sector agropecuario, aseveró que los pequeños productores deben sumarse a la lucha obrera y no formar parte de los dirigentes que representan a los poderosos terratenientes. También denunció que la Provincia presenta un estado de quiebra notorio, con una gran deuda, y que el gobierno bonaerense no está trabajando para evitar la desocupación y sólo está ayudando a salvar empresas quebradas de capitalistas pero no evita los despidos masivos.

Una coalición anticapitalista

"Nosotros hicimos un planteo de hacer una coalición anticapitalista para intervenir en las elecciones y en el conjunto de la crisis. Esta elección es muy particular, porque llega en medio de una crisis internacional que sólo tiene precedentes con la del año 1929 con el crack financiero de EE.UU. Es importante marcar esto porque todos los candidatos: del Gobierno, De Narváez, Stolbizer, la oposición patronal, ocultan esta crisis. Se pelean por las candidaturas y el gobierno dice que si pierden vuelve a derecha neoliberal y oculta que está haciendo un pacto con ella para después del 28", se explayó Guillermo Casas, quien milita en el PO desde 1985 en La Plata.

Dijo que el Gobierno nacional oculta los cerca de 100 mil despidos de trabajadores, las decenas de miles de suspendidos y que las estadísticas no tienen en cuenta los contratos precarios que se han perdido ni las changas ni los retiros voluntarios.

"Hay un genocidio laboral en curso y se va a profundizar después del 28 de junio. Todos están pensando en el día después, pero nosotros le decimos al trabajador que pensemos en el hoy porque debemos organizarnos para afrontar esa situación. Por eso decimos que esta campaña tiene ese componente de farsa, de ocultamiento de la realidad; además de las candidaturas truchas, porque nadie va a asumir, no son testimoniales son truchas", aseveró.

"Se descompone el régimen político"

? ¿Qué autocrítica tiene para hacer como integrante de un partido ubicado en la izquierda, y que por ende no ha alcanzado los objetivos de acceder a espacios de poder?

? Yo no denominaría autocrítica. Siempre nos estamos criticando por no tener la suficiente energía. Uno puede tener una mejor o peor intervención para presentar su propuesta o mensaje y captar un voto más o menos. No creo que pase por un problema de marketing, tiene que ver con la situación objetiva que se da en el país. En Salta hemos hecho elecciones excepcionales, lo mismo en Santa Cruz. Tuvimos un escenario de polarización con Urtubey, quien se presentó como progresista y terminó gobernando como lo está haciendo. Nuestra lucha pasa por construir una organización. Rubén destacaba que este es un partido de alcance nacional, y el ejemplo está en que nos presentamos en más de 60 municipios en el ámbito bonaerense y en varias provincias. Además tenemos un programa para desarrollar. Hay algunas coaliciones que en algunos lugares van juntos y en otros separados. Esta situación es parte de un proceso de descomposición del régimen político muy fuerte. Frente a ello el PO no sólo ha salido indemne, sino que se ha ido desarrollando.

"Hay algunas coaliciones que en algunos lugares van juntos y en otros separados. Esta situación es parte de un proceso de descomposición del régimen político muy fuerte".

El problema es que no te saca de una crisis como la actual un carrerista político o alguien que se venda marketineramente en la política que se presenta como lo nuevo, pero son más viejos que la escarapela. De esto nos saca un programa, un partido, una organización.

"Tenemos un programa"

? ¿Cuáles cree que son los problemas que más están afectando a la provincia de Buenos Aires, teniendo en cuenta la crisis internacional y que hay efectos del conflicto entre Gobierno y campo?

? La provincia tiene un rojo fiscal fenomenal. Es la provincia en la que se está discutiendo prácticamente en forma abierta que se viene una cuasi moneda para después de las elecciones. Hay quienes dicen que los patacones están impresos. Veremos que sucede, pero lo que está claro es que esas versiones responden a la versión objetiva de quebranto. El primer problema es que hay que parar con el vaciamiento del presupuesto provincial y del Instituto de Previsión Social (IPS); hay que prohibir los despidos y las suspensiones de trabajadores y hay que aumentar los salarios para que cubran el costo de la canasta familiar. Este Gobierno nacional dice tener un planteo productivista, que reactivará la economía y que tiene un plan anticrisis, pero ninguna de las medidas que ha tomado han dado resultado. Hay una cuestión elemental, si no aumentas la capacidad de consumo de la población en una crisis de esta magnitud, no hay plan de rescate que valga. Encima todas las medidas que toman los gobiernos nacional y provincial van en dirección de rescatar a las empresas, al capital, cuando en realidad hay que salvar a los trabajadores a costa del capital. Por eso la consigna que preside la campaña del PO es que la crisis la paguen los capitalistas, y con ellos los políticos que la dejaron correr. En la provincia está todo por hacerse. Por ejemplo, en el interior provincial hubo cinco años de enormes ganancias, pregunto ¿dónde están esas ganancias? ¿se han invertido en la provincia? ¿alguna de las zonas agropecuarias ha desarrollado una industria que elabore los productos del campo? ?qué ha quedado después de la incursión del capital especulativo en el agro de la provincia de Buenos Aires? Ha quedado tierra arrasada. Pasó la langosta, se sembró la soja, se llevó las ganancias y ahora que cambió la situación los chacareros pequeños están afrontando problemas de quebranto. Los únicos que se van a salvar son los terratenientes y el monopolio.

"Los chacareros deben romper con la Mesa de Enlace"

Respecto a la visión que el PO tiene de lo que fue y es el denominado conflicto entre Gobierno y campo, Casas aseveró que "desde el comienzo el Partido Obrero dijo que esto no era un enfrentamiento entre las partes mencionadas, sino que era el fruto de una crisis fiscal y que esa crisis estaba vinculada a la crisis internacional en curso. El desarrollo de los acontecimientos no dio la razón. El problema del campo es que los capitales financieros comenzaron a retirarse por la crisis, y había entrado para especular con los costos de los commodities (soja, girasol, maíz) En la medida de que ese negocio se empieza a retraer, esos capitales se fugan, no habiendo ningún desarrollo genuino alrededor. Entonces la producción agropecuaria queda totalmente desguarnecida y hoy el pequeño productor no sabe si sembrar o no porque no sabe si tendrá la rentabilidad que estaba teniendo. Los chacareros están con la mesa de enlace, pero el programa de la mesa los enfrenta con el consumidor y el trabajador. Lo que deben hacer los chacareros es romper con la mesa de enlace, porque la eliminación de las retenciones confluye en una suba de los precios internos, por eso tienen que apoyarse en la lucha de los trabajadores y luchar por la expropiación de los grandes latifundios y la nacionalización de la banca. Esa es la única salida que tienen.

Comentá la nota