La provincia no tiene en su plan mejorar servicio eléctrico.

En reiteradas oportunidades se solicitó al gobierno provincial la necesidad de dotar al departamento de una nueva subestación de rebaje para cubrir el creciente consumo de energía y, además, que no sea una limitante a la radicación de nuevos proyectos.
La subestación de avenida El Libertador fue construida hace décadas y estuvo pensada para un número de usuarios que con el tiempo fue superado ampliamente. Frente a la creciente demanda de energía eléctrica, especialmente en verano, se incorporó hace un par de años un transformador de 10 MVA para salir del paso. Ante la situación imperante se reclama -y con razón- la necesidad de disponer de un segundo parque de transformación. Se consideró oportuno que esa distribuidora se ubique en el sector norte de la ciudad, incluso estaba localizado un terreno pero, como todo proyecto que tiende al progreso del departamento, quedó relegado al plano de las promesas.

Líneas

Otra limitante es la línea de transmisión que corre por el centro de la avenida El Libertador, la que está colapsada y se debió recurrir a una red que vincula el distrito Cañada Seca con nuestra ciudad hasta tanto se acometa una nueva línea de 132 KVA, que bien puede ser desde Nihuil 4 o desde Los Reyunos.

De acuerdo a lo señalado por los profesionales consultados, lo más conveniente sería disponer la red eléctrica que una la central Nihuil IV con la ciudad (30 kilómetros) por una cuestión de costos y, además, favorecerá un suministro confiable. Hay que tener en cuenta que la energía que consume San Rafael llega desde Córdoba. Un largo recorrido que lleva a que el departamento haya sido incluido como zona de riesgo. Esto significa que de ocurrir la caída del servicio por un inconveniente grave, podríamos estar horas o días sin energía.

Otro detalle importante a tener en cuenta es que cada usuario paga en las boletas de Edemsa un costo por transmisión del fluido eléctrico, y de poder utilizar la energía que se produce en Nihuil IV, central que no está interconectada al Sistema Eléctrico Nacional, concedería la posibilidad de tener una tarifa eléctrica más barata al desaparecer el pago del peaje.

Un beneficio que desde la radicación de la central Nihuil I se viene reclamando, ya que somos consumidores a pie de presa, pero sin embargo los sanrafaelinos que tenemos el principal polo de generación de energía hidroeléctrica de la provincia, y más económica que los otros sistemas de producción, pagamos la energía igual, o si se quiere más cara que aquellos grandes centros de consumo ubicados a cientos de kilómetros.

Comentá la nota