La provincia tendría tres domingos de elecciones entre junio y septiembre

Al cierre de esta edición se especulaba con que en las próximas horas el gobernador Hermes Binner firmase y difundiese el decreto fijando como nuevas fechas del cronograma electoral provincial al 5 de julio para las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias y el 6 de septiembre para los comicios generales de concejales, comisiones comunales y algunos intendentes. Ese trámite, que clausuraría la discusión, volvió a enfrentar a oficialistas y opositores.
"Nueve partidos se expresaron por desdoblar las elecciones en dos domingos diferentes y el Partido Justicialista no tiene posición oficial y esperaría una decisión a nivel nacional", fue la explicación del ministro Antonio Bonfatti de la reunión que mantuvo ayer con los representantes partidarios.

Los socialistas confían acordar listas únicas con sus socios del Frente Progresista en la mayoría de los ciudades. Ello, conforme la reciente reforma a la ley electoral, les permitiría evitarse las primarias y concentrar esfuerzos allí donde esos acuerdos no se alcancen o donde la UCR (a secas) presente listas con sigla y candidatos propios y pueda rasguñarle algunos votos a la coalición gobernante.

Con este escenario en el que el Frente Progresista podría no tener internas en muchas localidades se les simplifica enormemente el panorama. A punto tal que algún peronista deslizó ayer que más que la fecha les preocupa la cantidad de simpatizantes (no afiliados) oficialistas que el domingo de las primarias puedan votar por una u otra lista peronista.

En el PJ, comicios separados fomentarían el enfrentamiento en sus filas entre listas kirchneristas por un lado y reutemistas por otro, compitiendo entre sí. Por eso ven en el desdoblamiento una maniobra del gobierno para permitir que simpatizantes del socialismo intervengan en la confrontación peronista.

Otro objetivo oficialista sería diluir el arrastre de Reutemann al que los justicialistas le otorgan un efecto casi mágico suponiendo que su nombre en la boleta impediría una confrontación intestina. Para eso debería mantenerse la simultaneidad de las primarias y los comicios nacionales en un mismo día.

Por eso al llegar a la reunión el presidente del PJ, Ricardo Spinozzi, acusó al gobierno de "estar especulando con el almanaque en una mano y la foto de Reutemann en la otra viendo cuál es la fecha que mejor le conviene" y, al salir, se quejó de que "la decisión (de desdoblar) está absolutamente tomada aún sin definir la cuestión nacional".

Hasta el despacho del ministro de Gobierno llegaron los titulares de los partidos Socialista, Justicialista, Demócrata Progresista, Unión Cívica Radical, Generación para un Encuentro Nacional, Movimiento de Articulación Popular, Solidaridad e Igualdad, Encuentro Popular, Afirmación para una República Igualitaria y Radicales en el Frente.

Una hora duró el intercambio. Los funcionarios hicieron "una presentación de los inconvenientes de la instrumentación del proceso electoral habiendo en el mismo día dos sistemas electorales diferentes porque no es un tema menor a la hora de la transparencia y la efectividad del acto electoral. Esto les transmitimos a los partidos políticos", contó el ministro una vez que hubo despedido a sus interlocutores.

La voz discordante fue el PJ, aunque el titular de la UCR, Luis Changui Cáceres, pidió que se derogue la ley de primarias "dejando la instancia de la selección de los candidatos a los partidos como dicen la Constitución nacional y provincial".

El PJ subrayó que "es del gobierno la responsabilidad exclusiva para fijar la fecha del cronograma electoral y nos convocan para la foto. Binner habla mucho de claridad institucional, transparencia, reglas de juego pero amagar cambios a diez días del cierre de listas, es peligroso".

Bonfatti respondió que de haber tenido "la decisión tomada, no hubiésemos convocado a los partidos. Todos apoyaron el desdoblamiento menos el PJ" y adelantó que Binner firmaría el decreto con las nuevas fechas del cronograma electoral.

Comentá la nota