La provincia teme que las empresas judicialicen los ajustes de personal

La provincia teme que las empresas judicialicen los ajustes de personal
Las empresas de la región que se declararon en crisis desde que estalló la burbuja financiera internacional se sentaron con los distintos niveles de gobierno y gremios para encontrar salidas que implicaran el menor impacto posible en los puestos de trabajo y en el sostenimiento de la paz social. Pero el viernes, la aparición de la firma Stanford San Francisco con 80 "retiros voluntarios" que, directa y rápidamente, fueron avalados por la Justicia, se transformó en el más significativo de una serie de crecientes casos en los que los empresarios encontraron este esquema como atajo para llevar adelante los ajustes de plantillas.
Frente a esta situación, que despertó la alarma en el seno del gobierno provincial, el ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, aseguró ayer que es "inadmisible" que mientras los distintos actores sociales y políticos se dan estrategias para mantener las fuentes de trabajo, "otros se burlen y hagan ajustes a espaldas de todos", agregó.

La nueva oleada de despidos lanzada la semana pasada por compañías que no habían manifestado tener inconvenientes llegaron incluso hasta los oídos del gobierno nacional. Rodríguez reconoció que su par en la Nación, Carlos Tomada, lo llamó para interiorizarse de los nuevos casos y le aseguró que reforzará los apoyos para frenar las pérdidas de puestos de trabajo en la región.

A diferencia de la crisis de 2001, las empresas ahora se presentan en el fuero laboral y resuelven las desvinculaciones de manera expeditiva, ya que como lo reconocen los propios abogados laboralistas, en esta oportunidad tienen recursos económicos para afrontar las indemnizaciones.

Este cambio de estrategia para recortar personal por parte de las empresas estuvo presente el viernes en el encuentro que sostuvieron los secretarios generales de la CGT satanfesinas en Rosario, tras el cual le reclamaron "responsabilidad social" a los jueces al momento de atender los procesos que signifiquen ajuste de las plantillas de trabajadores y les solicitaron que no se transformen en un "mero trámite" administrativo.

Conversaciones. Por estas razones, a lo largo del fin de semana se sucedieron conversaciones informales entre funcionarios provinciales y representantes del Poder Judicial en las que se analizó el nuevo escenario, en el cual se estaría quebrando la línea de protección del empleo (armada de acuerdos sectoriales, subsidios, reducción de horas trabajadas y procedimientos de crisis) mediante este procedimiento avalado en el fuero laboral.

Rodríguez explicó que la intención del Ejecutivo provincial es incorporar a representantes de la Justicia a la mesa de debate con el propósito de que colaboren desde su lugar para que no se quiebre el dique de contención dispuesto para preservar los puestos de trabajo en la región.

En este sentido, pasado mañana se reunirá en el salón Blanco de la Gobernación en Rosario la comisión en la que participan las cartera de Trabajo y Producción provincial, sindicatos, cámaras empresarias y legisladores para analizar la situación laboral y que es fruto de la recién reglamentada ley que debería limitar los despidos por seis meses en Santa Fe.

Comentá la nota