Provincia subsidiará trabajadores suspendidos

Lo anunció ayer el ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Roberto Avalle. Se otorgarán 400 pesos por cada trabajador que haya sido cesanteado. Asimismo, el Estado decidió bonificar cuatro puntos la tasa de préstamos del Banco de Córdoba.
Los efectos provocados por la crisis internacional y la caída del consumo interno se multiplican día a día, transformando al fenómeno en una bola de nieve que es difícil de predecir cuando va a dejar de girar. Por esa razón, el gobierno provincial decidió tomar cartas en el asunto y anunciar una serie de medidas efectivas que apuntan a morigerar los coletazos de este derrumbe económico.

Se trata puntualmente de la decisión de subsidiar a las pequeñas y medianas industrias que hayan sufrido suspensiones, a la vez que también se bonificará parte de la tasa de interés de los préstamos especialmente diseñados por el Banco de Córdoba para Pymes que sufran problemas financieros.

Así lo anunció ayer el ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Roberto Avalle, luego de una nueva reunión del Comité de Evaluación de la Crisis Financiera Internacional, de la que participaron representantes de sectores industriales y gremiales de la provincia.

“El gobernador (Juan Schiaretti) dispuso que instrumentemos un subsidio de 400 pesos por mes para los trabajadores de pequeñas y medianas industrias que pudieran haber sido objeto de suspensiones”, manifestó el funcionario, quien aclaró que esta ayuda se implementará, en principio, por un plazo no mayor a 120 días y que sólo podrán acceder a la misma aquellas firmas que hayan presentado o presenten el procedimiento preventivo de crisis. Respecto a esto último, Avalle mencionó que cumplimentar con este proceso formal es fundamental, ya que las empresas también podrán acceder a la ayuda prevista por la Nación de 600 pesos por empleado cesanteado. “Entre estas medidas, más lo que el propio sector empresario pueda aportar, vamos a estar creando condiciones medianamente razonables para pasar esta situación de crisis y que el daño laboral y económico para el trabajador sea el menor posible”, sostuvo el ministro.

Con respecto a los préstamos del Banco de Córdoba, puntualizó que el gobierno junto a la entidad oficial resolvió generar una masa de créditos por un total de 50 millones de pesos destinados exclusivamente a pymes, con un tope máximo por empréstito de hasta 300 mil pesos, con una tasa subsidiada en cuatro puntos por el Estado provincial y a dos años de plazo, para que estas firmas puedan afrontar las obligaciones propias de fin de año.

Por otra parte, Avalle informó el gobierno nacional también está elaborando estrategias para enfrentar la crisis. Entre las medidas, se incluye primordialmente la posibilidad de generar condiciones destinadas a reactivar el mercado interno del sector automotriz. En este marco, el secretario de Industria, Fernando Fraguío, adelantó que funcionarios de la cartera industrial argentina y sus pares brasileños se reunirán próximamente con el objetivo de definir medidas conjuntas que permitan reactivar el mercado automotor en toda la región. La otra decisión que ya fue tomada por la administración de Cristina Fernández de Kirchner es la de mantener los esquemas de financiamiento (tipo fideicomisos) para la adquisición de bienes de consumo semidurables que sean de origen nacional.

Menor impacto en el interior

Con respecto a la situación en general de las industrias en toda la provincia, Avalle sorprendió al afirmar que el impacto de la crisis se está sintiendo preferentemente en las industrias radicadas en la ciudad de Córdoba y no tanto en el interior. “Indudablemente los sectores más fuertemente afectados por la crisis son el automotor y el de bienes de consumo semi durables, cuyas terminales están ubicadas en la capital provincial”, analizó el ministro, quien estimó que ya hay entre 20 y 25 empresas que presentaron el procedimiento de crisis.

El secretario general de la delegación local de la Confederación General de los Trabajadores (CGT) Chacabuco, Omar Dragún, por su parte, mencionó que “la más afectada es la industria del automóvil y los proveedores pymes que son los que menos espalda económica tienen para enfrentar la crisis”. Al respecto, estimó que son cerca de 30 mil los trabajadores afectados ya que en esta lista debe incluirse a los empleados de los sectores del caucho y plásticos, entre otros, que también son proveedores de autopartes.

Por su parte, el titular de la CGT Rodríguez Saénz Peña, Augusto Varas, mencionó que están haciendo hincapié en cuantificar a los trabajadores que estaban con contratos eventuales y que perdieron su empleo, porque el objetivo es preservar la mayor cantidad de puestos posible.

Además de Avalle y los dirigentes gremiales, de la reunión participaron el secretario de Industria de la Provincia, César Martinelli; el secretario de Trabajo, Omar Sereno; y representantes de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), encabezados por su presidente, Oscar Guardianelli.

Comentá la nota