EN LA PROVINCIA DE SANTA FE Industriales y el PJ sospechan de una nueva reforma fiscal

Algunas declaraciones del gobernador Hermes Binner preocuparon a empresarios y a la oposición. Consideran que el Estado provincial está detrás de una mayor presión impositiva para saldar el déficit de caja.
Las diferencias existentes en las bases tributarias de las provincias que integran la Región Centro no le caen en gracia a Hermes Binner. Así lo hizo saber durante la semana que finalizó al recordar que los distritos vecinos aumentaron sus impuestos y, a diferencia del argumento expresado por el PJ santafesino luego de rechazar la reforma fiscal el año pasado, eso no significó un éxodo de las empresas a lugares más ventajosos.

Tanto Córdoba como Buenos Aires elevaron el valor de varios de sus tributos mientras que Santa Fe no pudo avanzar en ese tema. En ese contexto se puede inferir que el mayor costo fiscal en las provincias que modificaron sus impuestos podría generar una menor competitividad en las mismas, pero -según el pensamiento de distintas autoridades de la Casa Gris- quedó claro que esa cuestión no es la principal variable para que una empresa invierta.

"Las provincias que integran la Región Centro modificaron toda su base tributaria. Tienen tributos que nosotros no cobramos, entonces es muy difícil hablar de una región donde no hay uniformidad en el cobro de los impuestos", fue lo que indicó el gobernador y luego tomó como caso testigo lo que ocurre en Córdoba, donde dicho Estado provincial "puede dar una reducción o puede aportar en un 10 por ciento (de subsidio) a las máquinas agrícolas compradas y producidas allí".

Las declaraciones del mandatario socialista fueron entendidas como un nuevo intento de reforma impositiva ya no a nivel provincial, a sabiendas de la oposición del justicialismo local, sino en busca del consenso político regional necesario que ayude a conseguir una misma base tributaria con los estados subnacionales vecinos.

En diálogo con Diario UNO, varios dirigentes industriales de la provincia -que pidieron reservas de sus nombres porque primero pretenden consensuar una declaración institucional a través de Fisfe (Federación Industrial de Santa Fe)- consideraron que las apreciaciones del gobernador demuestran que "la reforma tributaria que fracasó el año pasado luego de que el Senado provincial rechazara la iniciativa, tras múltiples reclamos del sector productivo, no está muerta".

Los empresarios creen que en cualquier momento el Estado santafesino podría recurrir a un aumento de la presión tributaria para saldar sus déficits de caja, y por eso algunos industriales ya se posicionaron para dar pelea. Por su parte, el diputado provincial del PJ, Norberto Nicotra, manifestó: "En Argentina y también en Santa Fe la presión impositiva es asfixiante, los sectores productivos no soportan ningún aumento más, hay miles de puestos de trabajo que dependen de ello".

Para el legislador del peronismo disidente, en la actualidad la provincia ya tiene una elevada base impositiva, por lo cual modificarla con algunos aumentos significaría generar "una creciente ola de desocupación". También, Nicotra aseguró: "Hablar de una reforma impositiva cuando todos sabemos que es un aumento encubierto de impuestos, es un acto totalmente contrario a lo que nosotros pensamos".

El paraíso santafesino

A través de un estudio elaborado por el especialista en tributos provinciales, Jacobo Mario Cohen, se remarcó que "la provincia, a su manera, se constituyó en un paraíso fiscal con relación a otras provincias o jurisdicciones".

Al respecto, el profesional explicó: "El impuesto inmobiliario también forma parte del paraíso fiscal que constituye la provincia de Santa Fe. El último avalúo fiscal de los inmuebles tanto rurales como urbanos y suburbanos es de 1993, es decir 16 años atrás, aprobados por decreto Nº 0894 del 27/04/1993, conforme al acta Nº 437 del 12/04/1993 de la Junta Central de Valuaciones de la provincia. De acuerdo a esa valuación, el mayor valor asignado a una hectárea de campo no alcanza a 2.000 pesos, cuando su valor actual es superior a 10.000 dólares estadounidenses (U$S 10.000 x 3,76 = $263.200).

"Si tomamos la participación porcentual del impuesto inmobiliario con relación a la totalidad de los gravámenes recaudados por el fisco en los últimos 12 años, según informe del Departamento de Estadísticas y Estudios Técnicos de la Administración Provincial de Impuestos, el mismo fue el siguiente: año 1997, 19,6 por ciento; año 1998, 19,2 por ciento; año 1999, 21,8 por ciento; año 2000, 22,8 por ciento; año 2001, 21,9 por ciento; año 2002, 22 por ciento; año 2003, 19,1 por ciento; año 2004, 17,1 por ciento; año 2005, 13,3 por ciento; año 2006, 11,9 por ciento; año 2007, 9,5 por ciento; año 2008, 8,1 por ciento", añadió.

"Si consideramos -continuó el profesional- que la mitad de lo recaudado por impuesto inmobiliario rural urbano y suburbano se coparticipa a todos los municipios y comunas (de Santa Fe), queda ampliamente justificada la preocupación de intendentes y presidentes de comunas, que con los recursos que están recibiendo les resulta imposible cumplir mínimamente con su gestión, circunstancia ésta que habría desaparecido si la Cámara de Senadores de la provincia hubiera tratado y aprobado el proyecto de reforma tributaria enviado por el Poder Ejecutivo, y que ya había tratado y aprobado la Cámara de Diputados".

También, el especialista se refirió a que en el caso de la "televisión por cable, vale recordar que mediante proyecto enviado por el entonces gobernador Carlos Reutemann y su ministro de Hacienda, Juan Carlos Mercier, se sancionó la ley Nº 10.768 de 1991, eximiendo del pago del impuesto sobre los ingresos brutos" a dicha actividad.

Con posterioridad, también mediante proyecto remitido por el gobernador Carlos Reutemann y su ministro de Hacienda, Juan Carlos Mercier, se dictó la ley 10.973 de 1993, condonando la totalidad de la deuda que en concepto de impuesto sobre los ingresos brutos adeudaban los contribuyentes que ejercían la actividad de televisión por cable, circunstancias estas que significaron un altísimo perjuicio tanto para la provincia como para los municipios y comunas", finalizó Jacobo Mario Cohen. (Uno)

Comentá la nota