La Provincia sale a colocar deuda al 12%

En 10 días, la Provincia saldrá a colocar deuda al 12 por ciento anual –que se abonará en pesos calculados al tipo de cambio en dólares al momento de pagarse– por un monto total de hasta 150 millones de la moneda estadounidense.
La Provincia decidió concretar la emisión de los títulos de deuda el martes 28 y tendrán como fecha de vencimiento 2017.

Con esta movida financiera, la administración de Juan Schiaretti busca asegurarse llegar con solvencia hasta fin de año y aspira a aventar el fantasma de las cuasimonedas, como los recordados bonos Lecor.

El Gobierno había solicitado el año pasado autorización a la Unicameral para un endeudamiento mayor, de hasta 300 millones de dólares.

El permiso de la Legislatura también necesitó de la convalidación de la Nación, debido a que el título tiene garantía de la coparticipación federal. Finalmente, y después de varios meses de demora, la aprobación salió por 150 millones de dólares.

En un primer momento, había sido pensado para colocarlo entre las administradoras de fondos de pensión (AFJP), pero desde que fueron estatizadas, la Provincia debe buscar otros inversores.

El colocador de los títulos es el Banco de la Provincia de Córdoba SA y tiene como fiduciario de garantía y agente de cálculo y pago al Deutsche Bank (Banco Alemán). Los títulos serán integrados en pesos por una suma equivalente a los 150 millones de dólares, calculados utilizando el tipo de cambio inicial. Estarán representados por un único certificado global que será depositado por la Provincia en la Caja de Valores. Esto significa que no lo podrán suscribir los inversores minoristas.

Uno de los aspectos más interesantes de los títulos de deuda es que devengarán una tasa anual del 12 por ciento en dólares, que se pagarán mensualmente a partir del próximo 5 de setiembre.

La tasa es muy atractiva si se tiene en cuenta que el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, emitió recientemente títulos de deuda por 60 millones de dólares para "ofrecerlos" a cajas profesionales. La tasa anual nominal que paga Scioli es del siete por ciento y los intereses comenzarán a amortizarse a partir del 1º de mayo de 2012.

Retornando a los títulos cordobeses, entre los observadores del mercado financiero se especula que, por compromiso, algunos bancos privados podrían asociarse con el propio Banco de Córdoba, que encabezará la incorporación mayoritaria de los papeles, con vencimiento dentro de ocho años. Con esto, la entidad oficial logrará blanquear una situación que se ha venido dando de hecho en los últimos tiempos dado que viene efectuando adelantos para las erogaciones corrientes del Estado provincial, entre ellas el pago de salarios y jubilaciones. Esta exposición con el sector público está vedada para el Banco de Córdoba, dado que tiene un plan de regularización y saneamiento presentado ante el Banco Central y que aún no ha sido aprobado.

Obras públicas. El destino de los títulos son obras de infraestructura, ya que aunque la Provincia tiene presupuestados 870 millones de pesos para obras públicas, es muy poco probable que pueda ejecutar ese monto, dada la complicada situación fiscal.

Además, si bien la recaudación provincial viene creciendo al ritmo del 40 por ciento interanual, el efecto de la suba de ingresos brutos se diluirá a partir de agosto. Lo que sí han bajado son los envíos de coparticipación, según lo reconoció el gobernador Schiaretti, quien lo atribuyó, en parte, a la disminución de la actividad económica por la gripe A.

También el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, admitió que la recaudación provincial total de julio hasta la fecha es negativa en términos reales respecto de igual mes del año pasado.

Pero el principal objetivo de la emisión del título que se propone el Gobierno es llegar desahogado hasta fin de año y sacarse de encima la alternativa no deseada de la emisión de cuasi monedas como los recordados Lecor.

Además, Córdoba tiene que afrontar este año en amortización de deuda 734 millones de pesos. Si bien ese compromiso lo paga con el Programa de Asistencia Financiera (PAF), que hasta ahora la Nación viene cumpliendo con altibajos en su puntualidad, la complicada relación política de Córdoba con la presidenta Cristina Fernández puede provocar la caída de la ayuda en cualquier momento.

También el Gobierno nacional debe financiar el déficit de la Caja de Jubilaciones de Córdoba, que este año superará largamente los mil millones de pesos, de los cuales alrededor de 700 millones deben ser aportados por la Nación.

Comentá la nota