La Provincia resignará un 26% de fondos coparticipables

De los 4.725 millones de pesos que le corresponderían por Ley, Tucumán solamente tiene asignados 3.524 millones en el Presupuesto.

La provincia de Tucumán resignará durante el período 2010 una suma monetaria superior a los mil millones de pesos en concepto de coparticipación federal. Tal esquema financiero podría generar complicaciones para las arcas locales, ya sea para poder hacer frente a compromisos contraídos con empresas contratistas del estado, como también, significa una disminución de recursos para cancelar vencimientos de deuda que asfixian a las finanzas por estos meses.

Mediante la ley 23.548 se establece el Régimen Transitorio de Distribución entre la Nación y las Provincias, lo que comúnmente se conoce como Coparticipación Federal de Recursos Fiscales. Según esta normativa, lo recaudado anualmente en materia tributaria por el Tesoro Nacional debe ser reasignado porcentualmente con los 23 Estados provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De esta forma, el 42,34 por ciento del monto total es acaparado por la Nación, en tanto que el restante 54,66 por ciento se reparte proporcionalmente al resto de las provincias.

Si se tiene en cuenta tal diagrama, a Tucumán le corresponde recibir aportes que giran en torno de los 4,94 puntos porcentuales del total financiero a repartir. Según este desglose, y tomando como referencia los datos provistos por el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray y que luego fueron vertidos al Presupuesto Nacional, la recaudación tributaria para el ejercicio 2010 a nivel nacional se concentra en los 352 mil millones de pesos. De esos recursos, 173.270 millones corresponden a los fondos coparticipables entre Nación y provincias, a lo que hay que agregar 1.732 millones (el uno por ciento) como adición estipulada por los Fondos de Aportes del Tesoro Nacional que se destina a atender situaciones de emergencia y desequilibrios financieros de los gobiernos provinciales.

De los 173 mil millones de pesos enunciados, Tucumán debería recibir la suma de 4.725 millones para el próximo año, sin embrago, según lo estipulado por el Presupuesto de la provincia (aprobado el viernes último con la anuencia de los legisladores oficialistas) el monto que en verdad recibe en tal concepto asciende sólo a 3.524 millones, lo que da cuenta de una diferencia resultante en torno de los 1.201 millones de pesos resignados por la provincia.

Dependencia de la Nación

Además, se debe tener en cuenta que en la confección de los ítems que engrosan los fondos coparticipables no se incluyen aquellas cifras afectadas a las inversiones, servicios, obras y fomento de actividades acordados entre la Nación y Tucumán, que sin dudas han sido enviados a la provincia, pero, desde un principio, no son compatibles con la ley de coparticipación federal, por lo que el incumplimiento está dejando niveles negativos y desfavorables para el erario.

Si se consideran estos datos, cabe resaltar que del total del dinero presupuestado por la Legislatura y el Ejecutivo tucumano (7.085 millones de pesos) el 49,73 por ciento corresponden a giros del Estado nacional sólo por coparticipación, en tanto que el 2,85 por ciento del total presupuestario hace referencia a los aportes especiales de fondos de infraestructura social y de obras de infraestructura.

Ante esta situación y, como acciones proyectadas a nivel nacional, durante esta semana un grupo de 35 senadores acudirá a la Corte Suprema de Justicia con el objeto de esgrimir su descontento ante el desacato a la Ley de Coparticipación Federal por parte del Gobierno Central, de forma tal de entablar procesos jurídicos para evitar mayores perjuicios económicos a los estados provinciales. Los principales distritos que darán el puntapié inicial en la batalla legal serán San Luis, Santa Fe y Chubut. Habrá que esperar cuál será la decisión adoptada por los representantes de Tucumán en la Cámara Alta, en acompañar, o no, la iniciativa.

El crecimiento de la deuda pública tucumana

Otro de los aspectos centrales a considerar en las finanzas públicas de Tucumán, radica en los niveles elevados de deuda que mantiene la provincia con sus diversos acreedores.

En esta instancia, se calcula que al primer trimestre de 2008 las obligaciones contraídas ascendían a la suma de 3.802 millones de pesos, según lo detalla el informe de endeudamiento provincial brindado por la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias, dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas de la República Argentina. En tanto, que proyecciones estipulan que durante 2009 y 2010 el monto se elevaría a los 4.600 millones, o sea 800 millones de adición en menos de dos años.

Lo anterior toma relevancia si se toma como referencia que, desde el comienzo de la gestión de José Alperovich en 2003 y hasta el 2008, la deuda acumuló 1.210 millones en cinco años (pasó de 2.592 a 3.802 millones) lo que significa un incremento del 46.68 por ciento en un lustro.

Pero si se remonta a las administraciones de Antonio Bussi y Julio Miranda, las mismas, de manera complementaria, sumaban 1.664 millones de pesos, por lo cual hasta el año anterior hubo un incremento del 128 por ciento en 12 años, y si se considera la proyección a 2010 se estaría hablando del 176 por ciento de adición.

Sólo para el próximo año los compromisos consolidados asumidos (deuda consolidada que no es lo mismo que la total) a efectivizar se establecen en 150 millones de pesos.

Como una suerte de comparación, la provincia debería apelar a los recursos destinados para el pago de personal de la Administración central, los poderes del Estado y organismos descentralizados durante el ejercicio 2010 (cerca de 3.351 millones) para cancelar solamente el 73 por ciento de la deuda total prevista para el mismo año.

Comentá la nota