RAC: la Provincia no quiere cambios por cinco meses

La negociación se dilató hasta la semana próxima y gira en torno a la salida ordenada de Impregilo / Las claves son la deuda, plazos, tasas de interés y la contratación de obras.
Con los plazos formalmente vencidos, la Provincia y la italiana Impregilo intentaron ayer acercar posiciones por el futuro de la concesión de la Red de Accesos a Córdoba (RAC). Por la mañana, el ministro de Obras Públicas, Hugo Testa, recibió al representante de la firma italiana, Guillermo Díaz, y luego siguieron reunidos los equipos técnicos. Pero persisten diferencias que desplazaron el cierre de la discusión para la semana próxima.

Aunque aún hay una mínima expectativa para la continuidad del accionista mayoritario de Caminos de las Sierras, los puntos clave giran en torno a la salida ordenada de la firma.

"Se trabaja hora a hora y día a día. La estatización será temporal, no es voluntad quedarnos con la concesión en manos del Estado. Queremos evitar el juicio ante el Ciadi y lograr una salida ordenada que no afecte al mercado de capitales", dijo ayer Testa, quien agregó que las fuentes de trabajo están garantizadas, pero no abundó en detalles.

Pulseada. De fuentes allegadas a la negociación, La Voz del Interior pudo establecer que la pulseada se dirime en torno a tres ejes.

La deuda. Para levantar el juicio ante el Ciadi, Impregilo pide que le paguen la deuda. En su momento se mencionó que ascendería a 120 millones de euros. Otras fuentes hablan de 130 millones de dólares. Como sea, el Gobierno le reconocería sólo una parte. Lo sustancial serían 40 millones de euros y otros 13 millones de dólares. Las partes saben que la mayoría del capital invertido (más 200 millones de dólares) es irrecuperable.

Tasas y plazos. La Provincia ingresaría a Caminos de las Sierras para reemplazar a Impregilo, pero no quiere poner un peso por el paquete accionario. En cambio, ofrece garantías y se compromete a administrar la sociedad e ir pagando la deuda. Habla de 96 meses de plazo (ocho meses). La firma italiana quiere que sea en menos tiempo y con una tasa de interés anual de 11 por ciento en dólares. La Provincia ofrece dos puntos menos. Además, intentará que los italianos se queden hasta mayo.

Obras. El Gobierno quiere que, antes de irse, Impregilo lo ayude en la contratación de obras como las autovías a Río Ceballos y Alta Gracia, iluminación y barandas de seguridad. Su objetivo es mostrar trabajos en la RAC desde febrero o marzo. También se discute el 35 por ciento del fideicomiso afectado para el pago de la deuda.

Condiciones. Algunos socios minoritarios de Caminos de las Sierras reconocen que Impregilo reclama condiciones legales y legítimas, pero que la Provincia no puede cumplir, como volver al contrato que se firmó con el ex gobernador Ramón Mestre en 1997 o llevar el valor del peaje a 1,80 dólar, es decir, casi siete pesos.

En dos días las tarifas pasarán a dos y cuatro pesos, según sean rutas turísticas o productivas. El Gobierno analiza que, con o sin Impregilo, a mediados de 2010 deberá realizar otro ajuste (pasar a tres y cinco pesos respectivamente).

Comentá la nota