La Provincia ya puso un platal para la Caja

En el primer semestre, el Tesoro tuvo que auxiliar con $ 227,4 millones al organismo previsional. El déficit primario superará $ 1.100 millones en el año.
La Caja de Jubilaciones sigue siendo un verdadero agujero negro para la Provincia. Sólo en el primer semestre del año, el Tesoro provincial tuvo que asistir con 227,4 millones de pesos al organismo previsional para que pudiera cerrar sus cuentas y pagar los haberes de casi 90 mil jubilados y pensionados.

El dato fue proporcionado ayer por el secretario de Previsión Social de la Provincia, Osvaldo Giordano, quien volvió a criticar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) por la demora en el envío de fondos del convenio de armonización previsional. "Al día de hoy, la Anses nos debe 111,9 millones de pesos. Si contáramos con esos fondos, el déficit de la Caja sería muchísimo menor", señaló el funcionario.

Hasta ahora, el organismo nacional ha girado a la Caja cordobesa 324,2 millones de pesos, cuando según el acuerdo firmado en noviembre del año pasado debería haber enviado 436,1 millones. La última transferencia fue a mediados de julio por 75 millones de pesos, y luego de que el Gobierno provincial intimara administrativa y judicialmente a la Anses el pago de las cuotas adeudadas.

Giordano también estimó que si la Justicia provincial no hubiera otorgado tantos amparos a favor de los jubilados que reciben parte de sus haberes en bonos de diferimiento, el déficit final de la Caja hubiera sido de apenas 34,8 millones de pesos en el primer semestre del año. Según el presupuesto de la Secretaría de Previsión Social, entre enero y junio de este año deberían haberse pagado 83,6 millones de pesos en títulos a los jubilados con haberes brutos superiores a los seis mil pesos, pero merced a los recursos judiciales apenas se están liquidando 13,6 millones en bonos.

Quiebre de tendencia. No obstante estos números rojos, Giordano afirmó que en la primera mitad del año se observó un quiebre significativo en la tendencia que se venía observando en los últimos años. "Por primera vez después de mucho tiempo, los ingresos de la Caja crecieron por encima de lo que aumentó el gasto", explicó el funcionario.

Efectivamente, los ingresos por aportes y contribuciones patronales del primer semestre crecieron un 29,5 por ciento, contra el 26 por ciento que aumentaron las erogaciones por pago de jubilaciones y pensiones. "Esto es fruto de la reforma previsional aprobada el año pasado que, poco a poco, va dando sus frutos. Y a ello se suma la aplicación de nuevas herramientas de gestión, que posibilitan controlar el gasto", dijo Giordano.

De todos modos, en términos absolutos, los 548,1 millones de déficit del primer semestre representan un crecimiento del 17,5 por ciento respecto de igual período del año pasado, cuando el rojo previsional llegó a 466,3 millones de pesos. De hecho, de continuar este ritmo, el déficit primario de la Caja de Jubilaciones superaría los 1.100 millones de pesos al terminar el año, unos 150 millones de pesos más que en el ejercicio 2008.

La mínima sigue en $ 800

Osvaldo Giordano, secretario de Previsión Social, aseguró ayer que la Provincia no tiene en estudio aumentar la jubilación mínima, tal como lo podría disponer en poco tiempo más el Estado nacional.

"No está en estudio una medida como esa", dijo el titular de la Caja de Jubilaciones, al tiempo que explicó que apenas 3.700 jubilados y pensionados provinciales perciben el haber mínimo, sobre una masa total de 90 mil beneficiarios. "La inmensa mayoría de los jubilados cobra por encima de la mínima", explicó.

Comentá la nota