La Provincia no puede hacer cumplir una orden de la Corte

El Consorcio de Regantes de Medanitos se niega a suministrar agua a la empresa Cabernet de los Andes.

El Estado provincial no logra hacer cumplir una resolución de la Corte de Justicia que ordena la provisión de agua de riego a la finca "Las Retamas", ubicada en Fiambalá, propiedad de la empresa vitivinícola Cabernet de los Andes S.A.

El máximo tribunal catamarqueño ordenó, el 12 de agosto pasado, que la Provincia, a través de la Dirección de Riego y con la participación de la Policía, asegure que el Consorcio de Regantes de Medanitos otorgue un turno regular para regar los viñedos de ese emprendimiento.

La medida no es sino una reiteración de tres resoluciones dictadas anteriormente en este sentido: la sentencia definitiva Nº 07/07, y las interlocutorias Nº 62/08 y Nº119/08.

Ninguna de ellas fue acatada por el Consorcio.

Por esa razón, la Corte dispuso ahora remitir copias de las actuaciones a la fiscal de Instrucción de la Quinta Circunscripción Judicial, a fin de que se investigue la posible comisión de los delitos de "desobediencia" y "resistencia a la autoridad".

En este marco, impuso a los regantes de Medanitos una sanción de $50 "por cada día de retardo" en el cumplimiento de la disposición.

No solamente el consorcio fue amonestado: el abogado que lo patrocina, Julián Nando Quintar, es obligado a pagar una multa por la "conducta" que asumió en este caso, y la sanción será comunicada al Colegio profesional (ver aparte).

Sin razones

La Corte viene ratificando un amparo presentado por la firma para usar el agua de riego proveniente del río Abaucán.

A pesar de ser una empresa que por entrar en el régimen de diferimientos debería contar con fuentes propias subterráneas, la mala calidad de éstas obligó a recurrir a las fuentes superficiales.

El Consorcio que administra los recursos hídricos locales se negó en cada oportunidad a proveer de agua a Las Retamas, lo que ocasionó las presentaciones ante la Corte.

Pese a las decisiones que la amparan, el emprendimiento sigue sin contar con agua de riego.

Comentá la nota