Provincia pretende modificar el incentivo para el sector ganadero

Vence a fin de año y al de 2010 se lo quiere reformular por ley para orientarlo a beneficiar a aquellos "productores que apuesten a la inversión".

Hasta ahora, estos recursos se pagan sobre el ganado faenado, con lo cual se ven beneficiados los grandes establecimientos.

Neuquén > El gobierno de la provincia de Neuquén, a través de la Subsecretaría de Desarrollo Económico, está trabajando en la elaboración de un proyecto de ley para modificar la asignación de recursos del incentivo ganadero que vence a fin de este año y que se quiere renovar en 2010. La idea, que pretende ser consensuada con el sector, es que este incentivo premie aspectos relacionados con la inversión y no con la cantidad de ganado faenado, como sucede en la actualidad.

"El incentivo hoy va a los que más tienen. Premia volumen y lo que nosotros queremos es que se premie productividad. Ésta es difícil medirla pero una variable es la inversión que puede estar dada por un mejor manejo de suelo, inversión en genética o cuestiones sanitarias, como también proyectos de infraestructura como alambrados, electrificación y riego. Todo ello debe tener un impacto a futuro", explicó el subsecretario de Desarrollo Económico, Javier Van Houtte.

La estructura de la ganadería en Neuquén se caracteriza por una concentración de las cabezas en pocos productores. El total del stock de bovinas alcanza las 200 mil , de las cuales el 40% (85 mil cabezas) se encuentran en el 3% de los establecimientos (40 de los 1375 que tienen vacas en la provincia). Todos poseen más de 1.000 cabezas.

En el otro extremo, el 75% de los establecimientos tiene menos de 100 vacas y en conjunto totalizan el 15% del stock ganadero provincial. En este segmento se encuentran principalmente los crianceros que desarrollan una ganadería mixta, con preponderancia de caprinos y ovinos.

Recursos

Desde 2002 a la actualidad, la Provincia destinó más de 25 millones de pesos al sector, en lo que se llamó incentivo ganadero, tanto en su fase inicial como en la fase dos. En la primera (2002-2004) el incentivo se orientó a la ganadería bovina y luego en su fase dos (2005-2009) incorporó al ganado menor, para incentivo de la producción de carne, fibras y leche. Anualmente se beneficiaron en promedio poco menos de 300 productores ganaderos bovinos y unos 2.000 productores de ganado caprino y ovino.

En 2008 se pagó en concepto de incentivo ganadero un total de $6,5 millones, de los cuales $4,5 millones (el 70% del total) se destinaron a 334 establecimientos con ganado bovino.

"Lo que queremos es que la ganadería se vaya transformando en autosustentable y que sea competitiva, que cuando se termine esta etapa el sector esté mejor. Un buen ejemplo es el premio estímulo por sanidad de la fruta en la erradicación de la carpocapsa", señaló Van Houtte.

Indicadores

Desde la Subsecretaría de Desarrollo Económico se reconoció que a partir de la aplicación del incentivo se incrementó la faena en la provincia en un 35% y la tasa de autoabastecimiento trepó hasta el 25%, pero que se debe analizar el impacto económico y social de estos $25 millones que fueron destinados al sector, y sobre todo, en qué medida los productores fortalecieron su estructura haciéndola más sustentable y menos dependiente de estos fondos a futuro.

"Un Estado inteligente debería intervenir de manera tal de abordar las problemáticas estructurales del sector para producir cambios permanentes que permitan al mismo, y obviamente a sus productores, generar cambios sostenibles en el tiempo", sostuvo el funcionario provincial, y advirtió: "En la definición de los productores, o sea, los beneficiarios principales de estas políticas, es donde hay que poner especial énfasis. Es necesario impactar fuertemente sobre el verdadero productor, aquel que invierte y reinvierte en la explotación asumiendo los riesgos de la misma. Un Estado inteligente debe premiar este esfuerzo y no reproducir la estructura actual del sector, beneficiando más a los que más tienen".

El Plan Productivo, que el gobierno de Sapag acordó con productores y técnicos que desarrollan su actividad en el sector, plantea la necesidad de un plan cuyas acciones apunten a premiar inversiones y productividad.

Comentá la nota